Despliega el menú
Economía
Suscríbete

MERCADOS

La amenaza de Moody's a España castiga a la bolsa y añade tensión a la deuda

La agencia de calificación ha tenido en cuenta la preocupación por la capacidad del Gobierno para lograr la mejora sostenible de las finanzas a causa de los límites del control sobre las cuentas de las comunidades autónomas.

La agencia de calificación de riesgos Moody's amenazó con rebajar la solvencia de España para pagar su deuda, en un momento de dudas sobre la posibilidad de que el país tenga que pedir ayuda a la Unión Europea y justo un día antes de que el Tesoro afronte su penúltima subasta de deuda soberana del año.

La agencia estadounidense, que rebajó la nota el pasado mes de septiembre, cuando todavía estaba en su nivel máximo, dejó claro que no cree que el país vaya a seguir los pasos de Grecia e Irlanda, aunque criticó duramente la falta de capacidad del Gobierno para poner coto a la deuda de la Comunidades Autónomas.

Entre las razones que han llevado a sopesar una nueva rebaja de la deuda española figura también la vulnerabilidad del país a nuevos periodos de tensión debido a "sus altas necesidades de refinanciación en 2011", que cifra en 170.000 millones de euros tras las últimas medidas anunciadas, como las privatizaciones.

A esa vulnerabilidad contribuiría la necesidad de que la banca necesite nuevas ayudas, ya que esas actuaciones incrementarían el ratio de deuda pública.

Pese a que el Gobierno se apresuró a rebatir los argumentos de Moody's, su informe generó un nuevo terremoto político, castigó a la bolsa -que fue la más bajista de Europa al caer un 1,5%- y añadió tensión al mercado de bonos soberanos, donde la prima de riesgo de la deuda española se disparó en la primera parte de la sesión aunque cerró la jornada a la baja.

Según los analistas, el descenso de la prima de riesgo hasta los 248 puntos básicos se produjo después de que el Banco Central Europeo (BCE) intensificara sus compras de bonos y después de que la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, anunciara que adelantará la obligación de las CCAA de mostrar su evolución presupuestaria.

De hecho, la ministra tuvo que salir a la palestra en dos ocasiones, después de que su primera intervención no tranquilizara los ánimos.

En la segunda aseguró que el Gobierno obligará a las Comunidades Autónomas a publicar la próxima semana sus datos de la ejecución presupuestaria hasta el tercer trimestre del año, lo que estaba previsto que se hiciera a principios de 2011.

Así, se mostró convencida de que la agencia estadounidense no llegará a rebajar el rating de aquí a tres meses, ya que "en un plazo muy corto" España resolverá las dudas que alberga.

La propia Comisión Europea insistió además en que España ha adoptado medidas "muy ambiciosas" para sanear las cuentas públicas y mejorar la competitividad del país.

En cualquier caso, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, no dejó pasar la oportunidad de criticar a la agencia de medición de riesgos por no haber hecho, en su opinión, un análisis "suficientemente cuidadoso" sobre la situación de la comunidades autónomas.

De momento, el informe de Moddy's es previsible que pase factura a la subasta que mañana celebrará el Tesoro, que tenía previsto colocar entre 2.000 y 3.000 millones de euros en obligaciones a 10 y 15 años.

En el mercado secundario de deuda, la rentabilidad de los títulos españoles a 10 años cayó hasta el 5,516%, frente al 5,555% del día anterior, tras haberse disparado durante la primera parte de la jornada.

Los seguros para hacer frente a la posibilidad de que España incurra en el impago de su deuda también lograron descender al final de la sesión, un 5,7%, hasta 319.100 dólares (por cada 10 millones de dólares invertidos en bonos españoles).

Etiquetas