Despliega el menú
Economía

AGRICULTURA

Más de 3.500 inmigrantes trabajarán como temporeros durante la próxima campaña

Todos los agentes implicados confian en que la mejor coordinación entre las administraciones permitirá evitar los problemas de asentamientos irregulares que el año pasado se produjeron en comarcas como Cariñena, Valdejalón y Calatayud.

Unas 12.000 personas trabajarán este año en la campaña de recogida de fruta en la provincia de Zaragoza, para la que se pretende facilitar la contratación de los ciudadanos búlgaros y rumanos residentes en la región y evitar las situaciones de asentamientos irregulares.

Así lo explicaron el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández; el subdelegado de Zaragoza, Juan José Rubio; el director general de Inmigración del Gobierno de Aragón, Pedro Coduras, y el presidente de la comarca del Valdejalón, Jesús Isla, al término de una reunión para la coordinación de las distintas administraciones de cara a la campaña de recogida de fruta.

Fernández confió en que la mejor coordinación entre las administraciones permitirá evitar los problemas de asentamientos irregulares que el año pasado se produjeron principalmente en las comarcas de Cariñena, Valdejalón y Calatayud, si bien advirtió de que se trata de un "problema muy complejo" con aspectos legales, laborales, de seguridad y de convivencia.

Desde la finalización de la pasada campaña, en el mes de octubre, la Subdelegación del Gobierno en Zaragoza ha mantenido diferentes reuniones con las organizaciones empresariales y agrarias, y con el resto de las instituciones implicadas para mejorar los mecanismos de contratación y las prestaciones sociales a los temporeros.

El director general de Inmigración del Gobierno de Aragón, Pedro Coduras, explicó que este año se pondrá en marcha un protocolo de actuación, elaborado en colaboración con los agentes sociales y las ONG, para hacer frente al problema de los asentamientos irregulares y de infravivienda.

Coduras admitió que la intervención ante los asentamientos irregulares es "lenta y compleja" porque hay que atender diferentes legislaciones sobre trabajo y protección de menores, ya que muchas veces se trata de núcleos familiares, pero destacó que es la primera vez que se cuenta con un protocolo en el que están implicadas todas las administraciones.

Entre 3.500 y 4.000 inmigrantes

Según cálculos del subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Juan José Rubio, de las 12.000 personas que este año trabajarán en la campaña de recogida de fruta en la provincia, entre 3.500 y 4.000 serán inmigrantes, aunque parte de ellos serán residentes en la región.

De hecho, este año se facilitará que los ciudadanos búlgaros y rumanos residentes en la región puedan trabajar como temporeros, a pesar de que existe una moratoria que limita la contratación de las personas de estas nacionalidades.

El objetivo, según dijo Rubio, es propiciar mano de obra a un sector "deficitario" que carece de suficiente capacidad organizativa, y todo ello sin causar "ningún perjuicio al sistema nacional de empleo", ya que, generalmente, el desempleado español "no quiere" trabajar en las campañas de recolección.

También se pretende facilitar la concatenación de contratos, de modo que un mismo temporero pueda trabajar, de manera sucesiva, para varios pequeños agricultores.

Por su parte, el presidente de la comarca de Valdejalón, Jesús Isla, advirtió de que es "absolutamente imprevisible" el número de inmigrantes que llegarán procedentes de los países de Europa del Este para tratar de trabajar en la campaña de recogida de fruta, aunque aseguró que, por ahora, la situación es de "normalidad", a excepción de algunos casos puntuales de asentamientos irregulares en Calatorao y Ricla.

Etiquetas