Despliega el menú
Economía

EMPRESAS

Martinsa-Fadesa contacta con sus clientes para asegurarles que terminará sus casas

La constructora afirma que trabajará intensamente para superar en breve "esta situación transitoria"

Martinsa-Fadesa aseguró ayer que "posibilitará" las "fórmulas más adecuadas" para acabar las promociones y obras que actualmente tiene en curso y entregar todas las viviendas comprometidas, siempre bajo la supervisión de la administración concursal.

La inmobiliaria que controla y preside Fernando Martín, que el pasado martes solicitó concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos), está contactando con todos sus clientes para "mantenerles puntualmente informados y tratar las posibles fórmulas de solución" para cada uno de los casos. Además, Martinsa-Fadesa ha habilitado un número de teléfono gratuito de información (900 380 900) que estará operativo desde hoy viernes, día 18, para complementar sus habituales canales de comunicación con los clientes. La inmobiliaria cuenta con una cartera de 12.578 viviendas pendientes de ejecutar y entregar, valorada en unos 2.060 millones de euros, según datos del primer trimestre del año remitidos por la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Lamenta la "incertidumbre"

A través de un comunicado, Martinsa-Fadesa "lamentó profundamente" la "incertidumbre" que su situación pueda causar a sus clientes y mostró su compromiso a "trabajar intensamente para superar esta situación transitoria a la mayor brevedad posible".

La compañía explicó que precisamente el objetivo del concurso es "salvaguardar los intereses y compromisos adquiridos con los clientes". "Los clientes siguen siendo nuestra prioridad y la base de nuestro proyecto de futuro como compañía", añadió la inmobiliaria.

Así, Martinsa-Fadesa reiteró que continúa desarrollando su actividad con "normalidad" y que mantendrá los compromisos adquiridos con sus clientes y respetará los contratos firmados.

Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, advirtió ayer de que la Administración autonómica "no debe asumir en ningún caso los riesgos derivados de la actividad empresarial" porque no es un "hospital de empresas". Touriño dejó así claro que el Ejecutivo gallego no aportará financiación pública para ayudar a Martinsa-Fadesa -la inmobiliaria tiene su sede social en La Coruña-.

"No habrá financiación pública para asumir los riesgos derivados de la situación, ni en este ni en otro caso", avanzó Touriño, que explicó que deben ser los accionistas los que se hagan cargo de riesgos y beneficios de la actividad empresarial.

Touriño señaló que la Xunta está "vigilante, atenta y preocupada" por la situación, especialmente por la afectación al empleo directo e indirecto, aunque también por las familias que adelantaron pagos y por la viabilidad futura de la empresa.

Etiquetas