Despliega el menú
Economía
Suscríbete

AUTÓNOMOS

Malos tiempos para los emprendedores

La crisis se llevó por delante a 58.000 trabajadores por cuenta propia en 2010. El colectivo reclama al Gobierno medidas rápidas y ?efectivas? para frenar la sangría de negocios que se está produciendo desde el inicio de la crisis económica

Tres años de crisis y tres años de "sangría" de autónomos. Así lo denuncia el presidente de la Federación de Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, quien reclama medidas rápidas y efectivas para respaldar la actividad de un colectivo numeroso y generador de empleo en España. Los datos de 2010 dejan claro que no solo los asalariados sufren los problemas que atraviesa la economía nacional. El pasado ejercicio desaparecieron del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) otros 58.088 trabajadores por cuenta propia, lo que supone un descenso interanual del 1,8%.

"Estas cifras son un claro reflejo de que la situación actual sigue siendo crítica; no cabe duda de que ha sido un mal año para los autónomos y de que, mientras no seamos capaces de parar esto y de generar nuevas y sólidas iniciativas emprendedoras, el país seguirá perdiendo empresas y, con ello, aumentando las cifras del paro", sentencia Amor. El colectivo denuncia una enorme dificultad de acceso al crédito.

El golpe, es cierto, resulta muchos menos violento que el de años anteriores, aunque el 'vía crucis' es largo y pesa lo suyo. En 2009, por ejemplo, la reducción alcanzó el 4,7%, con 156.851 emprendedores menos.

El ritmo de destrucción de empleo autónomo en 2010 entre los varones fue del 2,5% interanual (51.626 emprendedores menos), cuatro veces más que entre las mujeres, grupo en el que se dieron de baja del RETA 'solo' 6.462, lo que significa un retroceso del 0,6%.

Como sucede en el régimen general, la Agricultura y la Industria y Transporte han sido los grandes afectados por la crisis, con 10.898 y 5.371 autónomos menos en el año. El comercio (0,3% menos) y las actividades administrativas (3,7%) también sufrieron notables descensos de afiliación. El elevado número de bajas fue paliado en parte por el crecimiento en sectores como las actividades profesionales, las sanitarias, la educación, la información y comunicación, las financieras y de seguros y la hostelería.

Etiquetas