Despliega el menú
Economía

OPEL

Magna quiere aprobar el plan de reestructuración de la Opel

La fábrica canadiense tiene intención de cerrar una serie de acuerdos, el próximo martes, para desarrollar un plan de negocio que consiste en entrar en el accionariado de Opel. Esta planificación también incluye mantener conversaciones con varios acreedores que le ayuden a financiar la operación.

Magna, fabricante canadiense de componentes para automóviles, tiene previsto aprobar, el próximo martes 7 de julio, los últimos aspectos sobre la entrada en el capital de la firma de automóviles Opel (General Motors) y del plan de reestructuración de la compañía alemana, según han informado fuentes cercanas a la negociación.

El consejo de administración de Magna prevé reunirse el próximo martes para desarrollar un plan de negocio en relación con el acuerdo alcanzado con General Motors para entrar en el accionariado de Opel, que podría ser la base de las negociaciones que está manteniendo con acreedores, como Commerzbank, para financiar la operación.

Además, dichas fuentes han señalado que la multinacional norteamericana prevé financiar su entrada en Opel con garantías financieras públicas por importe de 3.000 millones de euros.

Las fuentes cercanas a la negociación han asegurado que recientemente se ha producido una "larga reunión" en la que se han clarificado muchos de los puntos de interés sobre el acuerdo. En dicho encuentro han estado presentes el presidente de General Motors, Fritz Henderson, el responsable en General Motors de la negociación sobre el futuro de Opel, John Smith, así como el co-consejero delegado de Magna, Siegfried Wolf, y el director general de la firma, Herbert Demel.

"El 7 de julio es la reunión del consejo de Magna. Después, ellos tendrán que tener un plan de negocio que haya sido aprobado, pero que debe hacerse de formalmente", han añadido. Este plan es necesario para obtener la financiación del acuerdo.

Una vez que este plan de negocio haya sido aprobado por todas las partes implicadas, se redactará un contrato que puede llegar a firmarse el próximo 15 de julio. Este documento serviría para blindar el convenio entre ambas ante la llegada de nuevas ofertas procedentes de otras empresas.

El accionariado resultante, una vez completada la propuesta, quedaría dividido en un 35% para General Motors, un 35% para Sberbank, Magna mantendría un 20% de las acciones y los trabajadores de la firma alemana tendrían un 10% del capital total.

Etiquetas