Despliega el menú
Economía

AUTOMÓVL

Magna modifica su oferta por la nueva Opel para que GM sea su primer accionista

El fabricante de componentes, la filial belga de la financiera Ripplewood y la china BAIC entregan sus proyectos

Un letrero de Opel, delante de la sede de la compañía en Rüsselsheim (Alemania).
Magna modifica su oferta por la nueva Opel para que GM sea su primer accionista
HOHANNES EISELE/REUTERS

El fabricante austriaco-canadiense de componentes para automóviles Magna ha modificado su oferta por la nueva Opel, de forma que con su nuevo planteamiento el grupo General Motors se mantendría como primer accionista único de su filial europea, informaron fuentes conocedoras de la decisión.

 

El consorcio liderado por Magna planteó inicialmente una estructura accionarial para Opel en la que General Motors tendría el 35% del capital y la misma participación reservada para el banco ruso Sberbank, mientras que la firma canadiense se haría con un 20% y el 10% restante quedaría en manos de los trabajadores de la empresa. En su nueva propuesta, Magna y Sberbank dispondrían cada uno de un 27,5% de Opel, lo que permitiría a General Motors mantenerse como primer accionista con su 35%. La participación del 10% reservada a los empleados se mantiene sin variación.

 

Magna compite en la puja por la nueva Opel con la sociedad belga RHJ International, filial del grupo financiero estadounidense Ripplewood, y con el grupo automovilístico chino Beijing Automotive Industry Corporation (BAIC), que presentaron ayer sus nuevas ofertas, en principio las definitivas, según confirmaron fuentes de General Motors.

 

La corporación estadounidense anunció que analizará y comparará las ofertas finales, para posteriormente estudiar las propuestas con los gobiernos de Alemania y de otros países afectados (entre ellos España), con la Comisión Europea y con la sociedad fiduciaria que controla actualmente el negocio europeo de GM.

 

Aunque en su anuncio de ayer la multinacional norteamericana no concretó los nombres de los interesados en adquirir Opel, se da por descontado que las ofertas correspondían a Magna, RHJ INternational y BAIC. Las ofertas difieren en bastantes aspectos, tanto industriales como financieros, si bien todas ellas plantean un ajuste de producción en las fábricas de General Motors en el Viejo Continente -con la consiguiente repercusión sobre el empleo-, entre ellas la zaragozana de Figueruelas.

Las tres ofertas

Los planes de Magna para Opel suponen una reducción de la plantilla que afectaría a unos 10.000 empleados, de los cuales hasta entre 1.400 y 1.700 corresponderían a la planta aragonesa, donde se producen los modelos Corsa, Meriva y Combo.

 

Por su parte, la china BAIC, que prevé recortar en torno a 7.600 empleos en las operaciones europeas de General Motors, aspira a hacerse con el 51% de Opel, dejando el 49% restante en manos de la multinacional presidida por Fritz Henderson.

 

Finalmente, la sociedad de inversiones industriales RHJ International ha planteado un ajuste de plantilla para 9.900 trabajadores de Opel y un redimensionamiento de la planta de Figueruelas hacia una menor producción. En este caso, RHJ pretende hacerse con el 50,1% de Opel, dejaría el 39,9% en manos de GM y el 10% correspondería a los empleados.

 

El consejero aragonés de Industria, Arturo Aliaga, diio ayer que la decisión sobre quién se hará con el control de la nueva Opel se puede tomar "esta semana". "Hay que estar siguiendo cada minuto lo que pasa" porque éste es un asunto "muy importante" y el Gobierno de Aragón "no puede perder contacto donde se están tomando decisiones", apuntó.

Etiquetas