Despliega el menú
Economía

OPEL

Magna no logra el apoyo del comité europeo de GM para fortalecer su oferta sobre Opel

Los sindicatos exigen un plan industrial antes de respaldar a una compañía que debe hacer frente a la competencia de BAIC y RHJ.

Representantes del fabricante de componentes austriaco-canadiense Magna, que ha firmado un preacuerdo con General Motors para hacerse con el control del negocio europeo de la compañía estadounidense de automóviles, no consiguieron ayer en Rüsselsheim (Alemania) arrebatar a los sindicatos un compromiso de apoyo a su oferta. Según informó Pedro Bona, representante de la planta de Figueruelas en el comité de empresa reducido de GM Europa, Magna no les concretó nada sobre inversiones y planes futuros más allá del ahorro que reclama y, en consecuencia, los dirigentes sindicales rechazaron darles un espaldarazo.

 

"Sin plan industrial o detalles sobre inversiones a corto o medio plazo no habrá un respaldo por nuestra parte", apuntó Bona tras señalar que Magna quiere llegar al próximo día 15 de este mes, fecha prevista para presentar su oferta definitiva, con un documento de apoyo de los sindicatos a sus planes, que incluyen ahorros de 265 millones de euros (350 millones de dólares) al año entre 2010 y 2014. "Queremos saber sobre el nuevo Corsa y sobre el nuevo Meriva, qué inversiones prevén realizar, si habrá deslocalizaciones a Rusia", insistió el sindicalista zaragozano. Las previsiones de producción (320.000 vehículos al año están asignados a Figueruelas) no han sido especialmente criticadas por los representantes de los trabajadores, que consideran que esos números pueden cambiar según el comportamiento del mercado.

Los competidores

El secretario general de UGT en GM España apuntó que en la reunión de ayer en Rüsselsheim el presidente del comité europeo, el alemán Klaus Franz, informó de la pérdida de fuerza de Magna en las negociaciones y del creciente protagonismo de otros candidatos a hacerse con el negocio europeo de GM articulado en torno a la firma germana Opel, particularmente el grupo chino BAIC y RHJ, filial de la firma financiera estadounidense Ripplewood. En todo caso, el fabricante de componentes austriaco-canadiense tiene previsto aprobar, el próximo martes 7 de julio, los últimos aspectos sobre su entrada en Opel y sobre el plan de reestructuración que prevé para la compañía, según informaron fuentes cercanas a la negociación citadas por la agencia de noticias Reuters.

La oferta china

Tras filtrarse que RHJ podría firmar un preacuerdo con GM sobre Opel en próximos días, ayer se supo que el fabricante chino de automóviles Beijing Automotive Industry Holding (BAIC) tiene intención de presentar en los próximos días su correspondiente oferta, según informaron fuentes cercanas a la operación al diario 'Wall Street Journal'. El líder sindical Klaus Franz, de acuerdo con un despacho de la agencia Europa Press, se ha mostrado receloso ante la oferta de BAIC que -consideró- únicamente busca tener acceso a nueva tecnología, ya que no tiene experiencia en la producción global de automóviles.

 

Sobre el proceso de configuración de la nueva Opel se pronunció ayer el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, en la entrevista que mantuvo con la vicepresidenta económica del Gobierno central, Elena Salgado, con quien se reunió para hablar de financiación autonómica. Iglesias mostró su preocupación sobre el proceso y sobre la incertidumbre de quién es el interlocutor válido a la hora de defender a la planta de Figueruelas.

 

En la fábrica zaragozana, el sindicato CGT criticó ayer el "secretismo y falta de transparencia excluyente" de los sindicatos mayoritarios (UGT y CC. OO.) en torno a las conversaciones relacionadas con la configuración de la nueva Opel.

Etiquetas