Despliega el menú
Economía
Suscríbete

SOLO FALTA CONVENCER A ESPAÑA

Magna logra el acuerdo de los sindicatos ingleses y el sí de Alemania a los avales

Al nuevo inversor solo le falta convencer al Gobierno español para poder cerrar esta próxima semana con GM la operación.

Magna dio el viernes un importante paso para quedarse finalmente con Opel al eliminar las reservas que Gran Bretaña mantenía hasta ahora hacia los planes con la subsidiaria y fabricante inglesa Vauxhall, según informaciones de la agencia dpa.

 

Además, Alemania allanó el camino para conceder los avales financieros estatales para que el grupo austro-canadiense Magna pueda cerrar la operación y adquirir Opel de General Motors, a pesar de que ningún otro país europeo con plantas en su país ofreció hasta ahora aportaciones a los créditos y avales estatales de 4.500 millones de euros (6.600 millones de dólares).

 

El presidente del comité europeo de los trabajadores, Klaus Franz, subrayó su optimismo al estar convencido de que "el acuerdo entre Magna y GM se firmará la semana que viene", según dijo en una entrevista con la agencia dpa, agregando que ve posible superar los reparos que se vienen haciendo desde España.

 

"Estamos a punto de lograr un acuerdo sobre los aportes de los trabajadores a la reestructuración, con lo que todas las plantas de Opel en Europa, salvo la de España, darán su visto bueno a los planes de Magna", aseveró Franz. El consenso de los comités de empresa es condición para la firma del acuerdo final.

 

Fuentes del gobierno en Berlín confirmaron como válidas las informaciones sobre un acuerdo final sobre la forma en cómo se dará el aval gubernamental a Magna. La comisión interministerial a cargo de la concesión de las ayudas estatales ya no tiene reparos en el aval del gobierno a Magna y dio luz verde a la operación, en una decisión interna tomada el jueves.

 

El semanario alemán "Der Spiegel" adelantó ayer que dicha comisión no ve obstáculos de ningún tipo para dar los avales. Ninguno de los miembros de la comisión interministerial cuestionó el concepto presentado por Magna para la compra de Opel. En la reunión participaron representantes de la Cancillería Federal, los ministerios de Economía y Finanzas y representantes de los cuatro estados con plantas de Opel: Renania-Palatinado, Renania del Norte-Westfalia, Hesse y Turingia.

 

Además, según informaciones proporcionadas por fuentes británicas a dpa, "el viernes por la noche se alcanzó un acuerdo entre Magna y los sindicatos ingleses sobre el futuro de Vauxhall, así que el sí del gobierno del Reino Unido es inminente".

 

Los reparos que existían hasta ahora fueron "eliminados de forma solidaria", apuntado a que serán todas las plantas las que deberán hacer concesiones para que los costos de reestructuración sean equitativos para todos".

 

Según las fuentes, la planta en Luton recibirá garantías para la construcción del modelo Vivaro hasta 2014 y además, de la alemana Ruesselsheim se derivará parte de la producción hacia Ellesmere Port.

 

De esta forma, la operación financiera de concesión de avales a GM, a la quelos gobiernos de España y Gran Bretaña solo deseaban sumarse bajo condiciones ha superado las reticencias de uno de estos dos países. Al parecer, solo resta convencer al Gobierno español, en la reuniónque los responsables de Magna mantendrán el martes con el ministro de Industria y los sindicatos mayoritarios.

Etiquetas