Despliega el menú
Economía
Suscríbete

FORMACIÓN

Los trabajadores aragoneses están mejor formados que el conjunto de los españoles

El estudio concluye que "los niveles educativos y formativos en Aragón son claramente superiores a la media nacional", una realidad que ha llevado a la Comunidad a tener una de las tasas de desempleo más bajas del país.

El capital humano de los trabajadores aragoneses está más desarrollado que el de los españoles, lo que se ha traducido en una menor tasa de paro en la Comunidad respecto a la media nacional, según el estudio "Nivel Educativo y Formación en el Empleo de la Población Activa en Aragón".

El subdirector de Ibercaja, Francisco Bono, y el director de la Fundación de Economía Aragonesa (Fundear), José María Serrano, han presentado hoy en la capital aragonesa este documento, elaborado por los profesores de la Universidad de Zaragoza Inmaculada García y Víctor Montuenga a partir de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

"El capital humano de los trabajadores aragoneses está más desarrollado que en el conjunto español", ha dicho Inmaculada García, quien ha insistido en que son más proclives a participar en cursos de formación los empleados temporales, las mujeres, los extranjeros, los parados, los de mayor nivel educativo y los que están en trabajos no manuales.

García ha explicado que los colectivos que se encuentran en una peor situación laboral, sobre todo las mujeres, son precisamente los que más se forman, con el objetivo de mejorar su situación y para "compensar dificultades iniciales en el acceso a un trabajo".

Aquellos con mayor nivel educativo, o los que están en ocupaciones no manuales, también prestan mucha atención a la formación, porque tienen más posibilidades y además se les requiere una actualización constante en el puesto de trabajo.

No obstante, la autora del estudio ha resaltado que en Aragón los trabajadores no se forman con la intención de cambiar de puesto o de empresa, una tendencia que sí contrasta con la media nacional, donde la movilidad es mucho mayor, lo que puede indicar "un mayor y mejor ajuste entre puestos de trabajo y características de los empleados" en la Comunidad aragonesa.

En las conclusiones del trabajo se insiste en que la educación en la escuela y la formación en el puesto de trabajo incrementan el capital humano de los individuos y por tanto su productividad, lo que es beneficioso para los empresarios, para el propio trabajador y para la economía en su conjunto.

En la Comunidad aragonesa, el porcentaje de activos con, al menos, estudios secundarios es superior a la media nacional, al igual que la proporción de aquellos que han realizado cursos de formación no reglada, aunque cabe destacar que existe un porcentaje mucho mayor de ocupados con estudios superiores que en el caso de los parados.

Los datos muestran, asimismo, que en Aragón el 20 por ciento de los parados ha recibido formación de algún tipo, frente al 14% en el conjunto nacional, y que cuanto mayor es una empresa más posibilidades tienen sus empleados de acceder a formación.

Un 22 por ciento de los ocupados en España tiene estudios universitarios frente a un 12% en el caso de los parados, mientras que en Aragón es de un 24 por ciento y un 16 por ciento, respectivamente, se indica en el estudio, donde se hace hincapié en que en Aragón existe un mayor porcentaje de ocupados que han recibido formación reglada que en el conjunto del país.

Se concluye entonces que "los niveles educativos y formativos en Aragón son claramente superiores a la media nacional", una realidad que ha llevado a la Comunidad a tener una de las tasas de desempleo más bajas del país, y aunque en una época de crisis el número de personas en paro aumente, la media sigue estando entre las menores.

Precisamente, en un momento de crisis económica como el actual formarse es "muy importante" porque se aumenta la productividad y además el trabajador es más flexible y se puede adaptar a las necesidades de la empresa, ha insistido Inmaculada García.

Etiquetas