Economía
Suscríbete

RENTAS

Los trabajadores aragoneses declararon un 5,5% más en 2008

Los datos marcan que las Pymes lo hicieron en un 9,2% menos.

Los trabajadores aragoneses por cuenta ajena declararon un 5,3 por ciento más de ingresos en la Campaña de Renta 2008, a pesar de los efectos incipientes de la crisis y el aumento del desempleo que aumentó en 609.100 personas en España en el último trimestre de 2008, mientras que los pequeños empresarios aragoneses 'falsearon' sus ingresos y declararon un 9,2 por ciento menos por falta de liquidez y beneficios.

Los asalariados y pensionistas de Aragón reconocieron en ese año un aumento de sus rendimientos netos de 931 euros, situándose en 18.546 euros anuales, según la II edición del Informe de la Lucha Contra el Fraude Fiscal en la Agencia Tributaria, elaborado por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) a partir de la última estadística del IRPF-2008, declarado en junio de 2009.

Para GESTHA, estos rendimientos reconocidos por trabajadores y pensionistas en esta comunidad contrastan con los ingresos declarados ese mismo año por los profesionales liberales y pequeños empresarios, que se mostraron ante la Hacienda Pública como "simples mileuristas", con unas rentas netas de 14.450 euros anuales, y una caída de sus ingresos del 9,2 por ciento (unos 1.469 euros menos), a pesar de que la economía creció el 3,4 por ciento en 2008.

GESTHA atribuye este comportamiento dispar a que las declaraciones de Renta de 2008 se presentaron en junio de 2009, en plena recesión económica, por lo que muchos autónomos optaron por falsear sus declaraciones y ocultar sus beneficios de 2008 para sortear la falta de liquidez y caída de las ventas en 2009, opción imposible para los trabajadores cuyos ingresos están muy controlados.

Asimismo, el estudio evidencia que los micro empresarios aragoneses que tributan en módulos -como albañiles, electricistas, fontaneros- tampoco pudieron defraudar como los profesionales y pequeños empresarios, declarando tan sólo 62 euros más de ingresos (+0,6 por ciento) en un "buen año" de actividad, ya que al estar "fichados por los módulos" no pagan impuestos en función de los beneficios que realmente obtienen, sino de otros factores "más o menos estimativos de esos beneficios" como la dimensión del local, el número de empleados y vehículos, o la electricidad consumida.

Aragón, entre las de más aumento de diferencia

Por comunidades autónomas, la comparativa entre los años 2008 y 2007 muestra que Aragón es la séptima comunidad que registra el mayor aumento de la diferencia entre los ingresos declarados por los trabajadores y pensionistas y los declarados por profesionales y pequeños empresarios (en estimación directa), que alcanza los 2.400 euros.

Las mayores brechas se abren en la Región de Murcia (3.362 euros), La Rioja (2.920 euros), Baleares (2.864 euros), Comunidad Valenciana (2.844 euros), Andalucía (2.545 euros) y Cataluña (2.451 euros).

Por el contrario, las regiones donde estas diferencias se situaron por debajo de la media nacional y, por tanto, son menos acentuadas son Madrid (1.994 euros), Asturias (1.944 euros), Castilla y León (1.900 euros), Extremadura (1.832), Canarias (1.823 euros) y Galicia (1.778 euros).

Si se comparan la evolución de la brecha 2008/2007 con los microempresarios (en módulos) en ese periodo, las mayores diferencias se apreciaron en el Principado de Asturias (1.059 euros), Murcia (994 euros), Madrid (980 euros), Castilla-La Mancha (935 euros), Baleares (896 euros), Cataluña (888 euros), Extremadura (884 euros) y Aragón (869 euros).

En el extremo contrario, por debajo de la media nacional, se situaron La Rioja (590 euros), Comunidad Valenciana (649), Andalucía (691) Canarias (698), Cantabria (786 euros), Galicia (798 euros) y Castilla y León (807 euros).

Aumento de la brecha

El informe de GESTHA muestra además que esta brecha entre los rendimientos declarados por ambos colectivos aumenta sin control en los últimos quince años.

Así, si se comparan las estadísticas del IRPF correspondientes a 2008 con las de 1993, se observa que el diferencial entre las rentas declaradas por empresarios y trabajadores se ha ido agrandando en estos últimos quince años, hasta el punto de multiplicarse por cinco si se confrontan los ingresos tributados por los asalariados y pensionistas con los de los profesionales y empresarios en estimación directa, o por tres si se comparan con los declarados por los microempresarios que tributan en módulos.

Esta brecha se agranda especialmente cuando "se presenta" la declaración en año de crisis como en junio de 2009, donde ese diferencial se incrementó en 2.324 euros si se compara con los profesionales y pequeños empresarios, y en 832 euros si se confronta con los ingresos de los microempresarios, colectivos de autónomos azotados por la crisis en 2009, pero no en 2008.

Fraude y picaresca relativa

En opinión de los Técnicos del Ministerio de Hacienda, la explicación a este comportamiento tan dispar entre los ingresos declarados por trabajadores y empresarios reside en los altos niveles de fraude fiscal que viene arrastrando España en estos últimos años, donde "la bolsa de dinero negro crece ininterrumpidamente".

La economía sumergida en España aumentó en 25.000 millones entre 2000 y 2009, alcanzando actualmente los 245.000 millones, lo que representa el 23,3 por ciento del PIB, diez puntos por encima de la media de los países del entorno, donde el índice de evasión ronda el 13 por ciento.

Para GESTHA, una prueba contundente del fraude fiscal del sector empresarial español son las grandes diferencias entre los ingresos declarados por los asalariados y los empresarios, hasta el punto de que los trabajadores declaran a la Hacienda Pública una media de 7.200 euros más que los profesionales y los pequeños empresarios, y alrededor de 7.600 euros más si se compara con los rendimientos de los microempresarios.

A pesar de estos datos, el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, señala que "en la actualidad los pequeños empresarios representan solo el 15 por ciento de la defraudación total de nuestro país; sin duda, las bolsas de economía sumergida más importantes son generadas por las medianas y grandes empresas, especialmente en el sector de la construcción y promoción inmobiliaria".

Etiquetas