Despliega el menú
Economía

PROTESTA DE LOS FUNCIONARIOS EN ARAGÓN

Baile de cifras sobre el seguimiento de la huelga

Según CC. OO., el paro alcanza el 50% en Hacienda, el 70% en la Delegación del Gobierno, el 55% en la sede del Gobierno aragonés y entre el 65 y el 70% en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Protesta de los funcionarios en la avenida Gómez Laguna de Zaragoza
Entre un 60 y un 70% de los funcionarios, en huelga
OLIVER DUCH

Los sindicatos CC. OO., UGT y CSIF han considerado un "éxito" la huelga de empleados públicos convocada en Aragón, con un seguimiento de entre el 60 y el 70% en todas las administraciones, mientras que el Gobierno autonómico ha cifrado la participación en el 10%, en una jornada que ha transcurrido sin incidentes.

Los tres sindicatos han coincidido en señalar que el seguimiento se ha situado entre un 60 y 70% de forma global, una cifra similar a la de sectores como Sanidad (65-75%), Administración local (70%), Diputación General de Aragón (65%), Administración General del Estado (60%), Justicia (60%) y Enseñanza universitaria (60%), aunque algo inferior en la Enseñanza no universitaria (40%).

Frente a estas cifras, se encuentran las facilitadas por el Gobierno autonómico, que asegura que sólo un 9,78% de los empleados públicos de la administración autonómica han secundado la huelga; las del Ayuntamiento de Zaragoza, que sitúa ese seguimiento en el 15,64%, o los de Teruel (10%) y de Huesca (12%).

De manera detallada, fuentes del Ejecutivo autonómico han explicado que en la Administración de Justicia la huelga ha sido secundada por el 12,6% de los trabajadores (Huesca, 10,29%; Teruel, 4,01% y Zaragoza, 13,95%), en el ámbito de Salud un 3,2 por ciento y en el de la Educación un 13,7% (en Huesca, 7,9%; en Teruel, 4,2% y Zaragoza 18,05%).

La Delegación del Gobierno en Aragón ha informado de que, del total de empleados públicos que dependen de la Administración General del Estado, sólo un 7,81% han decidido ejercer su derecho a la huelga.

En la comunidad aragonesa hay más de 80.000 empleados públicos, de los que 43.000 son de la administración autonómica (18.000 de Sanidad, 14.400 de la Enseñanza y 10.000 de la administración general), 19.200 de la administración local, 9.100 del Estado, 1.600 de Justicia, 5.000 de la Universidad y otros 2.000 están contratados en empresas del sector público.

Para el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT, Daniel Alastuey, "las guerras de cifras ya no se las cree nadie" y ha destacado que la jornada ha sido "un éxito", porque los empleados públicos han entendido que se juegan recortes sociales pero "también la supervivencia del modelo de sociedad que hemos vivido en los últimos años".

También se ha mostrado "muy satisfecho" el coordinador del área pública de CCOO, Enrique García, quien ha considerado que la de hoy ha sido "una gran jornada de defensa de la dignidad y de los derechos sociales de los empleados públicos".

A su juicio, el ambiente "de desánimo y resignación" de los últimos días "se está convirtiendo en rebeldía" para exigir "salidas justas a esta crisis", frente a "recortes sociales y de derechos".

Por su parte, el presidente regional de CSIF, Luis Güerri, ha considerado que con estas movilizaciones se logra situar en la sociedad dos debates: uno sobre los servicios públicos como garantes de la calidad y de la independencia al margen del Gobierno que haya y, otro, si es posible "pagar las administraciones públicas que estamos sustentando con las características actuales: subvenciones descomunales, asesores sin control y con gasto público desmesurado".

El secretario general de UGT Aragón, Julián Lóriz, ha recalcado que el Gobierno de Zapatero debe "tomar nota" del resultado de esta huelga, "un primer paso" con el que se demuestra claramente "el cabreo de los empleados públicos" y el "rechazo y repulsa" que supone la decisión "de ruptura" adoptada por el presidente de bajar el sueldo a los funcionarios.

Por su parte, el secretario general de CC.OO. Aragón, Julián Buey, ha mostrado su "satisfacción" con la respuesta de los empleados públicos a la "agresión" del Gobierno a los trabajadores, "una cobardía por su parte" ya que "se atreve con los más débiles".

Durante la jornada se han celebrado actos ante los centros de trabajo y concentraciones en las tres capitales aragonesas, la más importante ante la Delegación del Gobierno en Aragón, en Zaragoza, donde unas 2.000 personas han expresado un "no rotundo" al ajuste salarial propuesto por José Luis Rodríguez Zapatero, a quien han pedido una rectificación y la supervivencia del actual modelo de sociedad.

La jornada concluye con sendas manifestaciones en Huesca, Teruel y Zaragoza.

Etiquetas