Despliega el menú
Economía
Suscríbete

VIVIENDA

Los registradores creen necesaria una ley específica para las familias sobreendeudadas

Afirman que las actuales normas concursales no dan "una segunda oportunidad" a los hogares atrapados por sus hipotecas.

Los registradores de la propiedad plantearon este martes al Gobierno la conveniencia de elaborar una ley específica que trate las insolvencias familiares ante la crisis hipotecaria que sufren muchas economías domésticas. Una norma de concursos en los hogares que permita "una segunda oportunidad" a los particulares sobreendedudados.

Así lo expuso Luis Fernández del Pozo, registrador y catedrático de Derecho Mercantil, que recordó que en la Unión Europea "hay recomendaciones para tratar este asunto y países que ya lo contemplan".

Los registradores, que celebran estos días en Valencia su Congreso Internacional, afirman como actores 'próximos a la realidad' que los mayores problemas están aún por venir. Y es que la actual Ley Concursal -a la que en lo que va de año se han acogido 66 familias españolas, un 230% más que hace un año- no está pensada para los problemas domésticos.

En otros países como Alemania -donde cada año más de un millón de hogares se declaran en quiebra- existe un cuerpo legislativo 'ad hoc'

que trata siempre de facilitarles la vuelta a la normalidad. Ese sería el camino a seguir según Fernández del Pozo, quien recordó que el Partido Socialista manejó durante la última legislatura del Gobierno de José María Aznar una propuesta de ley en esta línea.

La solución podría pasar por dar un plazo de cuatro o cinco años a quienes, siempre de buena fe, se hubieran visto atrapados por el derrumbe del mercado inmobiliario. Un tiempo, explicó el experto, durante el cual podrían -incluso con alguna rebaja- pagar sus deudas con bancos, administraciones y el resto de sus deudores. "La ley actual no está hecha para las familias, pues es muy cara, supone un proceso muy largo y, además, los hogares no se pueden extinguir como hacen las empresas", apuntó Fernández del Pozo.

Tasadoras y empleo

El congreso internacional de derecho registral aborda estos días con especial atención el mercado hipotecario y de titulización (emisión de deuda por los bancos con sus hipotecas como garantía). Los máximos responsables del colectivo insistieron en "la independencia del registrador" como base para evitar problemas con las hipotecas. Y señalaron que la ausencia de figuras análogas al registrador europeo en Estados Unidos como uno de los factores que más han pesado en la crisis 'subprime' estadounidense.

Los registradores reclamaron mayor atención y vigilancia sobre las tasadoras, en muchas ocasiones dependientes de los bancos y que, a veces, dijeron, pueden sentir la tentación de adecuar sus valoraciones a las necesidades de las entidades financieras para las que trabajan.

Algo que, como subrayó Enrique Rajoy, máximo responsable del encuentro, "desvirtúa" tanto el mercado crediticio como el secundario (el de las emisiones de deuda).

El vicedecano del Colegio de Registradores de España, José María Alfín, reconoció que la desaceleración tan intensa que sufre el mercado de la vivienda también ha impactado en los registros. Algunos, apuntó, han comenzado a plantear "pequeños expedientes de regulación de empleo". Y es que el parón es brutal. No sólo se firman menos hipotecas que antaño, sino que mucha gente que compró sobre plano se ve obligada ahora a 'olvidarse' del dinero que entregó como garantía al ver que no puede pagar el crédito de la casa. "Es un drama para los promotores", concluyó.

Alfín y Francisco Oña, presidente del mercado AIAF de Renta Fija Privada, mostraron sus recelos sobre el alargamiento de plazos de las hipotecas (aprobado recientemente por el Gobierno) como solución para las familias más endeudadas. A su juicio, el paso -"que no deja de ser un programa de buenas intenciones", dijo- ha de darse con mucho cuidado, pues puede aportar "un relativo abaratamiento de las letras mensuales" pero, al tiempo, una deuda mucho mayor.

Etiquetas