Despliega el menú
Economía
Suscríbete

AGRICULTURA

Los precios de melones y sandías se inflan hasta 10 y 14 veces de la huerta al mercado

Los limones suben un 57,3% en un año y el aceite de girasol, un 45,5%.

El precio de melones y sandías se multiplica por 10 y 14 veces, respectivamente, desde que sale de la huerta hasta que llega a los establecimientos. Así lo denuncia la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en un informe bajo el significativo título de "La gran distribución hace su agosto con la fruta de verano".

 

No es el único dato sobre la evolución de los precios de los alimentos conocido en las últimas horas. Las cifras del ministerio de Industria indican que comprar limones es un 57,39% más caro que hace un año, el aceite de girasol se ha encarecido un 45,56% y la harina de trigo cuesta un 32,97% más que hace doce meses.

 

El Indice de Precios en Origen y Destino de los alimentos (IPOD) elaborado por COAG, UCE y CEACCU, señala que el margen medio de la distribución en los productos agrícolas se sitúa en el 601%, y alcanza el 287% en los productos ganaderos, lo que equivale a multiplicar por seis y casi por tres los precios hasta que llegan al consumidor. El IPOD se incrementó un 19% respecto respecto a julio por culpa de los precios disparados de melones y sandías, pero también de otros productos.

 

Destacan las diferencias entre origen y destino de la cebolla, que multiplica por siete sus precios, el pimiento rojo (8,57), pimiento verde (14,87) y el calabacín (10,60).

 

Según Miguel Padilla, responsable de Mercados Agrarios de COAG, los datos demuestran que "cae en saco roto el esfuerzo realizado por el sector productor para promocionar el consumo de fruta en verano si el consumidor no encuentra precios asequibles en los lineales de las grandes superficies".

 

El respondable agrario denunció que las subidas de precios al final de la cadena no están justificados, máxime cuando el precio percibido por los agricultores no llega "ni a cubrir los costes de producción". El problema no es exclusivo de las frutas y verduras, y es que, lo mismo sucede con los productos ganaderos como la ternera, que triplicó su precio de origen a destino en agosto.

 

Si se analizan los datos de la estadística oficial del ministerio de Industria, los resultados no son más alentadores. En agosto, las anchoas se encarecieron un 5,92%, las judías verdes subieron un 7,47% y las naranjas resultaron un 4,05% más caras, en contraste con las bajadas de del jurel y la bacaladilla, cercanas al 3,9%, la caída del 2,73% en el precio de los pimientos verdes y del 1,98% en la lechuga.

 

En el caso de los productos elaborados, las mayores subidas mensuales fueron para el aceite de girasol (+1,26%) y la harina, un 1,57% más cara, frente a la leve caída de las sardinas en aceite (-0,26%) o la leche (-0,16%). En relación a agosto del pasado año, a los fuertes incrementos de limones, aceite de girasol y harina se suma el incremento del 26,62% en los espaguetis, del 15,38% en las naranjas, del 13% para las acelgas y del 11% para los huevos o el yogur.

Etiquetas