Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CONSUMO

Los precios de los alimentos se disparan un 53% en un año por la fuerte demanda

Los organismos internacionales admiten su "preocupación" y advierten que la "volatilidad" de las tarifas seguirá a corto plazo. A los países pobres les costará un 40% más que en 2007 cubrir sus necesidades alimentarias a pesar del aumento de producción.

Los precios de las materias primas agroalimentarias no le van a la zaga al fuerte encarecimiento del petróleo, pues si el llamado 'oro negro' se ha encarecido más de un 80% en un año, las primeras se han disparado un 53% en el mismo período. Así lo recoge un informe publicado este jueves en varias capitales europeas por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), donde sus responsables admiten que la situación actual es "preocupante", entre otras cosas, porque la esperada disminución de esas tarifas será bastante menor de la prevista y, además, "limitada", pues habrá que compaginar la necesidad de reponer las reservas con el aumento de su utilización.

A esta situación se ha llegado por varios factores, según constataron las cooperativas agrarias españolas (CCAE) durante su asamblea anual celebrada en Madrid. Así, junto a los factores "especulativos" denunciados por todos los profesionales del campo y los efectos de la política energética encaminada a potenciar a los biocarburantes -que, según el Gobierno, ha tenido en esa problemática "un peso bastante menor del que se le adjudica"-, citaron el incremento de los costes de producción y el crecimiento de la demanda en países emergentes, que precisamente antes eran abastecedores del mercado mundial, como los casos de China y Rusia.

Ante este panorama, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE estudiarán en la próxima cumbre de Roma (3-5 de junio), entre otros temas, los elevados precios de los alimentos -que, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), continuarán altos durante los diez próximos años-. Los Veintisiete debatirán varias recomendaciones al respecto, como aumentar la producción alimentaria a escala mundial.

Sobre ello se manifestó el secretario de Estado del Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, quien abogó por que ese alza sea "a corto plazo" del 50% "si no se quiere caer en una situación de crisis o de hambrunas en algunas zonas del planeta", las más desfavorecidas. No obstante, reconoció que las posibilidades de crecimiento son más altas en los países occidentales por su mayor productividad, si bien con producciones locales en África y Asia.

Cosechar más

La FAO abunda en su informe en esta cuestión, pues alerta de que los países con bajos ingresos y déficit de alimentos se gastarán este año hasta 169.000 millones de dólares en importarlos (el gasto mundial total superará por vez primera el billón de dólares), un 40% más que en 2007 y cuatro veces más que en 2000. Calcula que 854 millones de personas tienen dificultades serias para obtener comida y que el número de población que pasa hambre aumente "en muchos más millones" a medio plazo.

La organización cifra, a su vez, en un 50% el crecimiento necesario en la cosecha de cereales de aquí a 2030, mientras que en el caso de la carne debería elevarse al 85%. "Son proporciones enormes, pero no imposibles", apuntaron sus responsables, quienes lamentaron que la inversión de los Estados industrializados en los más pobres ha descendido del 10% en 1996 a apenas el 3% en 2006.

El mensaje, en cualquier caso, es claro desde todos los ámbitos: "la comida ha dejado de ser el producto barato de antaño" y sólo los optimistas ven alguna posibilidad, aunque reducida, de que se recuperen los niveles bajos de años precedentes. No obstante, habrá descensos sobre los precios actuales, pero pequeños. Y es que, según advierte la FAO, "se necesita más de una buena temporada para reponer las reservas y reducir la volatilidad de los precios". De momento, prevé que en 2008 la producción de cereal (incluido el arroz elaborado) mejore un 3,8% hasta alcanzar un nuevo récord, de 2.192 millones de toneladas.

En España, mientras, el consumo de pan ha descendido en los últimos cinco años, hasta situarse en 150 gramos de media por persona y día, lejos de los 250 gramos que recomiendan desde el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (que ha asumido las competencias de agricultura y alimentación). Desde este mismo departamento esperan que la cosecha nacional de cereales sea este año, al menos, tan "buena" como el pasado, mientras que su objetivo es que el país alcance 2013 con una producción agraria estimada en 50.000 millones de toneladas, junto a una facturación superior a los 100.00 millones de euros en todo el sector agroalimentario, lo que permitiría situar en términos positivos sus balanza de pagos

Etiquetas