Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LOS LUNES AL SOL

"Los pilotos jóvenes estamos abandonados"

Para José Manuel, las opciones de conseguir un empleo en el campo de la aviación están en el aire, mientras se plantea buscar trabajo en otros ámbitos.

José Manuel Fábregas, piloto de líneas aéreas.
"Los pilotos jóvenes estamos abandonados"
OLIVER DUCH

José Manuel Fábregas tiene 28 años y está en paro desde junio de 2010, desde que terminó sus estudios como piloto de transporte de líneas aéreas, donde destacó con matrículas de honor en matemáticas en los cuatro años que estudió en Salamanca. Anteriormente, había realizado un grado superior en instalaciones electrotécnicas. También posee un título de inglés, necesario para entrar en las líneas aéreas y también ha cursado estudios de italiano.

José Manuel se lamenta de que, después de que sus padres hayan invertido más de 90.000 euros en su formación, no haya posiblidad de encontrar trabajo como piloto; no solo en España, sino en todo el mundo. Tras haber mandado más de 80 currículos a países como Namibia, Tanzania, Guatemala, Italia, Bulgaria, Polonia, Ucrania, Corea del Sur o China, solo le han contestado de un compañía italiana, pero no le han ofertado ningún puesto, por el momento.

La inversión económica realizada en sus estudios ha supuesto un gran esfuerzo para la familia de José Manuel y recalca que "no somos una familia adinerada. Mi padre es albañil y mi madre ama de casa".

En el mercado laboral, afirma, que "al ser tan pocos los pilotos con respecto a otros gremios, no les importamos a nadie, y no contamos con ninguna ayuda".

Pocas opciones

La mayoría de las veces es difícil reunir los requisitos exigidos por las diversas compañías aéreas.

En países como Alemania o Francia exigen hablar alemán y francés, además de inglés, para trabajar con ellos, mientras en España vale solo con el inglés, por lo que la competencia es mayor.

En otros países como Singapur, Uzbekistán o China, entre otros, solo quieren pilotos originarios y no contratan a pilotos procedentes de otras latitudes.

"La situación es dramática", asegura este joven zaragozano: "Llevo desde julio de 2010 pasando el tiempo entre mis estudios de italiano, recados de mis padres y el gimnasio, y no veo que pueda variar. Muchas veces pienso que nunca trabajaré en lo que he estudiado", cuenta José Manuel.

Este joven zaragozano afirma, además, que "se ha gastado mucho dinero en Ryanair y en Pyrenair, compañía a la que escribí y ni me contestaron. Al ser una empresa aragonesa me dolió que no tuvieran ni el detalle de escribirme, ni siquiera por correo electrónico." "No creo que seamos mas de veinte los jóvenes pilotos aragoneses y seguro que estamos todos en la misma situación".

Consciente de este problema, José Manuel hace un llamamiento al Gobierno de Aragón en nombre de todos sus compañeros pilotos para que esta situación cambie.

José Manuel ha vuelto a casa desus padres, tras finalizar sus estudios y saca algún dinerillo repartiendo pollos asados y comida precocinada los fines de semana. También trabaja, de cuando en cuando, en una agencia de azafatas disfrazado de mascota: "He hecho de reno en Ikea y estos días trabajaré de rey mago en el Centro Comercial Augusta".

Para José Manuel, las opciones de conseguir un empleo en el campo de la aviación están en el aire, mientras se plantea buscar trabajo en otros ámbitos.

"Preferiría trabajar como piloto, pero no se me caen los anillos por hacerlo en lo que haga falta", concluye.

Etiquetas