Despliega el menú
Economía
Suscríbete

DESEMPLEO

Los parados aragoneses son los que tienen un menor grado de ocupabilidad

Solo un 10% puede recolocarse fácilmente. El índice del Inem mide la disposición a cambiar de ciudad y actividad para trabajar.

Los desempleados aragoneses son los que están en peor situación para encontrar un empleo, según el llamado "grado de ocupabilidad" con el que el Inem mide la empleabilidad de los parados inscritos en sus oficinas. Atendiendo a este índice en 2008, que mide varibles como el tiempo que se lleva parado, las actividades en las que se busca empleo o el ámbito geográfico, solo el 10,40% de los parados de la comunidad, es decir, alrededor de 7.000 de los 67.266, está en situación de recolocarse con cierta facilidad. El porcentaje se mantiene en niveles similares a los del primer trimestre de 2008, cuando fue del 8,13%, también en el farolillo rojo de la tabla.

El "grado de ocupabilidad" parte de un estudio elaborado en 2006, con revisiones mensuales. Sus autores fueron los catedráticos Luis Toharia y Claudio Prudencio, junto al asesor de la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos, Ignacio Pérez Infante. El objetivo de este documento, encargado por el Ministerio de Trabajo, era evitar distorsiones y facilitar la labor de los servicios públicos.

Más de un año inscrito

El informe recoge cuatro elementos que dificultan la recolocación y, en función de estas circunstancias, establece el índice. Uno de los problemas detectados es la larga permanencia en el desempleo. Toda persona que lleva más de un año inscrita como parado sin haber encontrado siquiera un trabajo de corta duración refleja un bajo grado de reinserción.

La segunda variable se refiere al ámbito de búsqueda, que cuanto más restringido es menor resulta la probabilidad de encontrar un empleo. Igualmente es importante para la vuelta al trabajo, el número de ocupaciones solicitadas a la hora de apuntarse en las listas de los servicios públicos. Y el cuarto condicionante que dificulta el acceso radica en que la percepción de prestaciones prolonga la espera para nuevas contrataciones.

En el análisis de los datos por comunidades, Navarra encabeza las regiones donde sus desempleados tienen más posibilidades de recolocarse. Así, de los 32.956 desempleados de la comunidad inscritos en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo, el 40,84% presentaba un alto índice de "ocupabilidad". En segundo lugar se situaba Madrid, con el 36,17% de un total de 345.333 personas apuntadas en busca de un trabajo.

Del otro lado, junto al 10% de aragoneses con opciones aparece un 11,42% de murcianos de sus 90.956 parados que contaban con grandes posibilidades de conseguir un empleo. No obstante, la previsión más negra correspondía a la ciudad autónoma de Ceuta, donde solo el 5,81% de sus 7.486 desocupados parecía tener un trabajo al alcance de la mano el año pasado.

Los hombres, con más opciones

De los 3.128.963 parados registrados a 31 de diciembre, exclusivamente el 21,13% podía conseguir un trabajo sin dificultad. La situación de los hombres era mejor, su índice superaba la media y se establecía en el 23,14%. Entre las mujeres, la posibilidad real de salir del desempleo recaía sólo en el 19,09%. El sector con más probabilidades para la reinserción es el de servicios. El 22,84% de sus 404.583 desempleados volverá pronto al mercado de trabajo. Las mayores dificultades surgen en el colectivo que nunca ha sido contratado. El grado baja al 13,48% de un total de 35.170 personas.

Junto con Navarra y Madrid superaban el porcentaje estatal Cantabria, con un 31,77% (total de desempleados 33.771); País Vasco, con un 31,35% (100.637); Comunidad Valenciana, con un 30,10% (357.824); Asturias, con un 29,65% (63.614); y Baleares, con un 25,25% (73.298).

En el otro lado de la lista y por encima de Aragón y Murcia, se situaban Cataluña, con un 12,17% (423.232); La Rioja, con un 12,20% (16.671); Extremadura, con un 15,43% (97.574); Andalucía, con un 16,63% (719.378); Castilla-La Mancha, con un 17,40% (147.817); Galicia (17,43%); Castilla y León, con un 17,49%; y Canarias, con un 21,02% (202.993). En Melilla el alto grado de ocupabilidad afectaba al 20,48% de los 1.579 parados.

Etiquetas