Despliega el menú
Economía

AERONÁUTICA

Los países del A400M abordan en Francia la renegociación del programa, supeditada al primer vuelo

Los ministros de Defensa de Reino Unido, España, Francia, Alemania, Bélgica, Luxemburgo y Turquía se reunirán en Castellet (Francia) para debatir sobre el inicio de la fase de renegociación del programa del avión de transporte estratégico europeo A400M supeditada a la realización del primer vuelo de la aeronave, informaron fuentes gubernamentales.

Los titulares de Defensa volverán a tener sobre la mesa las tres mismas opciones presentes en el anterior encuentro en Sevilla: la cancelación del proyecto, la continuidad en las mismas condiciones fijadas en el contrato firmado en mayo de 2003 y el mantenimiento del programa con una renegociación de sus términos teniendo en cuenta el retraso de más de tres años que acumula el avión de carga.

Previsiblemente, tal y como sucedió en la reunión ministerial de Sevilla, los siete países volverán a plasmar su pleno respaldo al proyecto desarrollado por el consorcio aeroespacial europeo EADS y tratarán de alcanzar un principio de acuerdo para emprender la fase de renegociación.

Este periodo de evaluación de los términos contractuales del programa A400M estará marcado por la integración del motor en la aeronave y por el primer vuelo en Sevilla, los dos "hitos clave" en el desarrollo del avión de transporte estratégico. La previsión oficial de EADS y Airbus Military sitúa entre finales de este año y principios del próximo el primer vuelo del A400M, que supondrá que el "proyecto" se convierta finalmente en un "programa" y afronte la fase final de producción.

Las fuentes consultadas incidieron en la importancia que tendrá la salida de hangar del A400M en la factoría de EADS en San Pablo (Sevilla) y el primer despegue y aterrizaje en la ciudad andaluza. Antes de ese hito, el momento clave llegará con la integración plena del motor con los complejos sistemas del A400M, una aeronave de carga única en sus dimensiones y prestaciones y con un diseño completamente nuevo.

El proceso de renegociación del programa multinacional avanzará conforme al desarrollo del avión y sólo afrontará su fase final para adoptar un acuerdo definitivo cuando el vuelo de la aeronave de carga sea una realidad, lo que, en principio, sucederá en Sevilla entre diciembre de 2009 y enero de 2010.

Las mismas fuentes explicaron que la reunión de Castellet supondrá una reedición del encuentro de Sevilla, el primero entre los siete países clientes del A400M y en el que tuvieron especial protagonismo las delegaciones alemanas y española a la hora de impulsar el respaldo al proyecto.

De cara al futuro, los siete países deberán abordar cómo cubrir el vacío operativo que supone el retraso en la entrega del A400M, una demora que tendrá especial incidencia en las Fuerzas Aéreas de Reino Unido y Francia, toda vez que son los que primero debían haber recibido sus aeronaves en 2009.

En el caso de España, el Ejército del Aire podrá afrontar el cumplimiento de sus misiones de transporte aéreo con su actual flota, basada en doce aviones Lockheed Martin C130 Hércules, dos Airbus de transporte VIP A310 y varios aviones Boeing B707. Las aeronaves de carga y pasajeros de la Fuerzas Aérea española podrán ser actualizadas para alargar su vida operativa hasta la llegada del nuevo 'jumbo militar europeo'.

Papel "fundamental" del equipo de evaluación conjunta 

Las fuentes gubernamentales subrayaron el "papel fundamental" que ha tenido en todo el proceso de intercambio de información de los países con EADS y con OCCAR el trabajo desarrollado por el denominado Equipo Conjunto de Evaluación (JET), un grupo de expertos en aviación militar que ha sido el encargado de recabar los datos del fabricante para determinar la situación exacta del programa y elaborar informes sobre todas sus posibilidades y perspectivas.

Desde principios de este año, este grupo técnico ha realizado detalladas y extensas evaluaciones sobre el desarrollo de la aeronave de carga, los potenciales riesgos y, otros aspectos, como posibilidades de mercado, todo ello con el objetivo de para aportar a los Gobierno los datos necesarios para adoptar una decisión sobre su participación en el proyecto.

Los técnicos del JET continuarán trabajando durante todo el proceso de desarrollo y hasta la producción del A400M, cumpliendo así un papel que hasta ahora había permanecido vacante, el de órgano supervisor técnico del proceso y responsable de la coordinación directa con OCCAR y con el consorcio aeroespacial EADS.

Etiquetas