Despliega el menú
Economía
Suscríbete

REFORMA DE LAS PENSIONES

Los líderes de UGT y CC. OO. Aragón se encierran en la Seguridad Social

Se trata de una medida de protesta realizada para reivindicar el actual sistema de pensiones frente a la reforma impulsada desde el Gobierno.

Representantes de UGT y CC.OO. en Aragón se han encerrado este miércoles en la sede del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Zaragoza para reclamar al Gobierno un acuerdo "para garantizar la dignidad y la continuidad de las pensiones actuales y futuras" con la aprobación de sindicatos, patronal, Ejecutivo y partidos políticos.

El secretario general de CC.OO. Aragón, Julián Buey, ha indicado a los medios de comunicación que "la reforma tiene que ser con acuerdo y consenso con los agentes sociales y, si es posible, con todo el arco parlamentario" porque "por la vía de la imposición no se va a ninguna parte y no lo vamos a tolerar".

Ha añadido que van a combatir "la pretensión de alargar la edad de jubilación hasta los 67 años", un hecho que "no es en absoluto necesario". "Estamos por reforzar el sistema por la vía de los ingresos no por la de desmantelar todavía más los derechos de los trabajadores, este acto es un recordatorio y un apoyo a los compañeros que están negociando con el Gobierno y la expresión de una voluntad de que, si no hay un acuerdo razonable y que siente las bases de un desarrollo futuro del sistema de pensiones y un acuerdo que nos ayude a salir de la crisis pero con otras medidas, vamos a seguir en la lucha", ha aseverado.

Por su parte, el secretario general de UGT Aragón, Julián Lóriz, ha indicado que los sindicatos son "la salvaguarda de los sistemas públicos de pensiones". "Desde la dinámica de presión, movilización y negociación queremos garantizar el futuro de las pensiones. La reforma tiene que ser equilibrada y los sacrificios tienen que ser equilibrados, no sólo recaer sobre los trabajadores", ha opinado.

Ha indicado que "en este contexto de deterioro económico de empleo lo que los sindicatos pretendemos, apurando la negociación hasta el extremo y defendiendo con firmeza nuestras posiciones, es que no se aborde una reforma recortando derechos, sino buscando más ingresos futuros para el sistema de la seguridad social".

"Hoy pretendemos que el compromiso sea de todos: del Gobierno, de los partidos, también del PP que se tiene que comprometer, y de la patronal. El esfuerzo lo tenemos que hacer todos, trabajadores y empresarios, hasta ahora el mayor esfuerzo se nos ha pedido a los trabajadores y queremos que en la negociación haya equilibrio en las reformas y se asegure el futuro del sistema de pensiones de manera equilibrada", ha afirmado.

Lóriz ha explicado que el encierro de este miércoles "es un acto de protesta y movilización que también se lleva a cabo en Huesca y Teruel durante toda la mañana para simbolizar la movilización y reclamar nuestra posición, que se sepa que estamos aquí y tenemos propuestas y alternativas".

Negociación en Madrid

En cuanto a la negociación emprendida en Madrid entre Ejecutivo y sindicatos, en la que el Gobierno ha recuperado al ex ministro de Trabajo y actual vicepresidente de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, para articular el consenso político, ambos secretarios generales han reconocido que su intención es mantener la negociación "hasta el final".

Así, Julián Buey ha valorado que "lo importante son las voluntades políticas, los márgenes y las líneas rojas que se configuren en el marco de la negociación, la persona es irrelevante porque lo importante es llegar a un acuerdo rápido que necesita este país".

El secretario general de UGT Aragón ha insistido en que la negociación "es difícil y compleja, las posiciones son de firmeza en la defensa de que no sea obligatoria la edad legal de jubilación a los 67 años y que se mantenga el consenso social que ha habido entorno al Pacto de Toledo".

Así mismo pedirán "que se recupere la posibilidad de actualización de las pensiones que quedaron congeladas por una decisión del Gobierno y que en los equilibrios no sólo se busque reducir el gasto sino otras alternativas, así como frenar la pretensión de la patronal de dejar sin valor la negociación de los convenios".

"Es difícil, compleja y dura y apostamos por llegar hasta el final, creemos que mientras se mantenga la negociación habrá perspectiva de acuerdo pero tiene que ser de todas las partes, los sindicatos dijimos que tenían que comprometerse todas las fuerzas políticas y la patronal, que tiene que dar el Do de pecho y no sólo exigir acuerdos a los trabajadores", ha aseverado.

En este sentido, Julián Buey ha destacado que los representantes de los sindicatos que están negociando en Madrid "cuentan con la más absoluta confianza de las organizaciones sindicales en Aragón, lo están haciendo muy bien sabiendo recoger la fuerza que la huelga general nos dio en este país y ampliar el perímetro de la negociación incluyendo unos temas importantes".

"Fruto de esa presión sindical nos encontramos con que se está hablando de retomar algunos de los elementos más lesivos de la reforma laboral; echar para atrás la auténtica tontería que expresó Zapatero cuando dijo que quería que cuando termine la vigencia de un convenio se pusiera el contador a cero, lo que supone una barbaridad y agresión fuerte; poner planes especiales de empleo para los colectivos que más sufren la crisis; o ver qué medidas sociales pueden paliar la retirada de los 426 euros", ha enumerado.

Por ello ha valorado que "es un reto importante y lo están haciendo muy bien y esperamos, por el bien de este país, que lo razonable de las propuestas sindicales sean acogidas por empresarios, partidos políticos, en especial el PP, en un gran acuerdo para salir de esta".

En esta línea, Julián Lóriz ha indicado que, de no alcanzarse un acuerdo, "los trabajadores saben que los sindicatos estamos en nuestro lugar y haremos lo que tengamos que hacer, aunque continuaremos con firmeza para agotar la vía de la negociación porque hay tiempo, margen y posibilidades".

Mientras, Buey ha añadido que "si hay obligación de jubilarse a los 67 años, se carga la negociación colectiva, no hay políticas sociales mejores, ni planes de empleo. En este país los sindicatos seguiremos movilizándonos y eso no excluye una nueva huelga general si bien queremos apurar la negociación sin desarmarnos en ningún momento".

Etiquetas