Despliega el menú
Economía
Suscríbete

MERCADOS

Los inversores no se fían y el pánico vuelve a las bolsas

El Ibex cayó el 6,64%, el mayor descenso desde octubre de 2008, y pierde el 20% desde principios de año El euro pasó de 1,258 a 1,236 dólares, cambio mínimo desde abril de 2006.

El índice Dax alemán cayó el 3,12% en la jornada de ayer.
Los inversores no se fían y el pánico vuelve a las bolsas
MARIO VEDDER/AFP

Los mercados se vinieron abajo en la última jornada de una semana de vértigo. Nada convence a los inversores, ni el sacrificio de los países que han anunciado severos recortes de gasto -España entre ellos- para achicar el déficit, ni el compromiso de los socios del euro en el rescate de los Estados en dificultades. El pánico volvió al mercado y una avalancha de ventas de títulos provocó los desplomes de las bolsas de España e Italia, pero también de Francia, e incluso dejaron tocados los parqués de Francfort y Londres. La desconfianza se extiende por el área de la moneda común europea como una mancha de aceite. El euro se cambió por debajo de los 1,25 dólares (exactamente a 1,236), su nivel más bajo desde abril de 2006.

Retrocesos generalizados

Madrid se llevó la peor parte y el Ibex 35 cerró ayer con un retroceso de 662,8 puntos, equivalente al 6,64% -el más pronunciado desde hace casi veinte meses- que dejó el indicador en 9.314,7 unidades. Ya se ha dilapidado casi toda la ganancia de la eufórica jornada del lunes, cuando el Ibex 35 se disparó el 14,4%.

Los expertos consultados aseguran que el miedo y las dudas aún son fuertes en el mercado y que el Ibex no tiene la fuerza suficiente para dejar atrás la senda bajista.

En este sentido, concretan que el temor se centra fundamentalmente sobre la puesta en marcha del plan de ayuda a los países más débiles de Europa, si el BCE sacará o no fuera de balance los activos que compre y si finalmente España adoptará las reformas estructurales necesarias.

En lo que va de año, las pérdidas del indicador de referencia rozan el 20%. Los niveles de resistencia tradicionales quedan pulverizados ante una avalancha de órdenes de venta que incide, sobre todo, en los bancos y las empresas más negociadas.

Los bancos, los más castigados Aunque todos los valores del Ibex 35 acabaron en rojo, resultaron especialmente castigados los títulos bancarios. El Santander perdió un 8,98% para quedar a 8,32 euros, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), cedió un 7,58% hasta 8,78 euros.

Entidades de menor dimensión también se vieron penalizadas, y así el Banco Popular cayó un 8,60% para quedar en 4,52 euros por título, mientras Bankinter retrocedió el 6,46% hasta 4,70 euros. En Londres, Barclays perdió el 6,11% y Lloyds el 4,74%. En París, las acciones de Société Générale se desplomaron el 8,63%, las de la aseguradora AXA el 7,55% y las de BNP Paribas el 7,41%.

La banca sufrió tan fuerte castigo porque los inversores consideran que está en la primera línea de fuego y sufrirá las consecuencias de cualquier tipo de medida que adopten los Estados.

Hay entidades financieras 'pilladas' con un alto volumen de deuda pública, pero la mayoría se está viendo afectada por la restricción del negocio y el alza de la morosidad.

Pero el temor generalizado a la ralentización del crecimiento y sus secuelas ha prendido ya en otros parqués de la Europa meridional y avanza paulatinamente: Milán cedió el 5,26% y París el 4,59%. A cierta distancia se situaron los descensos registrados por Londres, un 3,14% y Francfort, el 3,12%.

Etiquetas