Despliega el menú
Economía
Suscríbete

HAN ENCONTRADO UN NUEVO COMPRADOR

Los ganaderos acreedores de Cacaolat ultiman contratos con un nuevo cliente

El gerente de la Asociación de Productores de Leche de Aragón reconoce que las negociaciones «van por excelente camino».

La leche aragonesa que hasta ahora llegaba a la planta de Clesa -incluida en Cacaolat- que el grupo Nueva Rumasa tiene en la localidad zaragozana de Utebo está a punto de tomar un nuevo rumbo.

El pasado lunes, los ganaderos, a los que el 'holding' de la familia Ruiz Mateos debe unos dos millones de euros, reconocieron, tras una reunión con responsables del Departamento de Agricultura del Gobierno de Aragón, que la salida a esta situación solo tenía un camino: encontrar un nuevo cliente. Y acordaron, con los directores generales de Fomento Agroalimentario y de Producción Agraria, Pedro Orduña y Jesús Nogués, trabajar conjuntamente para encontrar nuevos canales de comercialización para los más de 50.000 litros diarios que unos 30 ganaderos suministran ahora a la planta zaragozana de Cacaolat.

Apenas han pasado dos días y los frutos de esta colaboración ya han llegado. El gerente de la Asociación de Productores de Leche de Aragón (APLA), Javier Aparicio, reconoció ayer que «va todo por excelente camino». Aparicio confirmó que los ganaderos han encontrado un nuevo comprador para su producto, pero no quiso dar ningún detalle sobre el destino que tendrá ahora la leche aragonesa. El representante de APLA justificó su cautela insistiendo en que se están ultimando los contratos y «no será todo definitivo hasta que no se cierren los acuerdos con todos y cada uno de los ganaderos».

Destacó, sin embargo, que la mediación del Gobierno aragonés ha abierto el acceso de los productores a vías de financiación que les permitirán disponer de recursos para alimentar al ganado.

Hacia el sur

Aunque ninguno de los artífices de la negociación quisieron identificar al nuevo cliente ni dar ni una pista sobre el destino que tendrá la producción de más de una treintena de aragoneses, según ha podido saber este periódico la leche aragonesa tomará camino hacia el sur. El cliente podría ser un importante grupo cooperativo con gran presencia en Andalucía, con más de 100.000 socios, y una larga trayectoria en la elaboración y comercialización de productos lácteos -leche, batidos, leches enriquecidas, nata, quesos de oveja, vaca y cabra- derivados de cerdo ibérico, carne de ternera y cordero.

«Tensa calma»

Mientras tanto, ayer en la planta aragonesa de Cacaolat se vivía «una tensa calma». Así la denominó el portavoz del comité de empresa de la factoría Clesa de Utebo, el ugetista Pablo Sanz, que apenas hay actividad en planta.

La falta de materias primas o envases hace que los 108 trabajadores de la plantilla tengan que dedicarse al mantenimiento de las máquinas. «Están limpiando sobre limpio», explicó Sanz, que destacó que esperan esta semana la visita del director general de Cacaolat, Sebastián Masdeu, para que informe del futuro de la empresa.

Etiquetas