Despliega el menú
Economía

METALURGIA

Los empresarios del Metal creen que empieza una fase de "estabilidad" tras tocar fondo

La crisis sigue estando en la mente de los empresarios aragoneses, pero parece que lo peor ha pasado. Si hace seis meses la patronal del Metal aragonesa hablaba de que el sector atravesaba "el peor momento de la crisis", ahora las aguas empiezan a calmarse después de los ajustes realizados en 2009. "El fondo de la crisis tuvo lugar al finalizar el primer semestre del año 2009 y ahora estaríamos en un periodo de estabilización", explicó ayer Rafael Zapatero, secretario general de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ). La organización presentó el Informe de Percepción Industrial de Aragón del último semestre referido al Metal, que pese a la ligera mejoría respecto al anterior -el peor desde su elaboración en 2003- ocupa el segundo lugar en datos negativos. De una caída del 39,4 se ha pasado a otra del 28,4. Para la primera mitad de 2010, "el empleo no se va a recuperar pero tampoco va a haber grandes quebrantos porque los ajustes se han producido con anterioridad", resumió Zapatero.

En este sentido, el presidente de la patronal FEMZ, Javier Ferrer, aseguró que la sensación de que la economía se está estabilizando se produce como consecuencia de que "el empresario ha cumplido su obligación de regular" tanto la producción como la inversiones, plantillas y existencias "en función de las ventas que ha tenido y que prevé tener".

Esto se ha traducido en 4.000 empleos perdidos en el sector en un año, hasta los 42.000 actuales, según los cálculos de la patronal. En el último semestre un 34% de las empresas reconoció que despidió a trabajadores, un dato elevado pero inferior al 48,5% que lo hizo entre enero y junio. Esta cifra se sigue reduciendo, ya que en sus previsiones hasta junio de 2010 solo el 16,8% espera ajustes. De forma que el 76,9% de las compañías afirma que mantendrá a los trabajadores actuales.

Casi la mitad de los 215 encuestados por la consultora Append opina que la situación económica ni empeorará ni mejorará hasta junio, aunque el 39,3% cree que seguirá cayendo.

Exceso de capacidad

Los últimos recortes de plantilla han ido unidos a la reducción de la producción, que han llevado a cabo el 60% de las compañías y que solo un 22,2% espera continuar en los próximos meses. Un 35,4% sigue reconociendo un exceso de capacidad productiva instalada a finales de 2009, que baja hasta el 22% para este primer semestre. El 69,4% de las compañías cree que comienza el año con una dimensión adecuada.

Todo ello en base a la demanda, que disminuyó para un 68% de las empresas entre julio y diciembre pasados (frente al 80,4% en los seis meses anteriores) y que seguirá haciéndolo aunque solo para un 33%. La mitad de las encuestadas cree que se mantendrá.

También ha mejorado el dato de la ventas nacionales. Aunque sigue siendo negativo, un 29% espera que disminuyan hasta junio, frente al 63% que reconoció que cayeron en el último semestre. El 55,8% espera mantenerlas, aunque solo un 11,3% de las encuestadas cree que aumentarán.

La salida al exterior, que podía mejorar estos datos, sigue siendo una asignatura pendiente, ya que solo el 25% del sector exporta. El 76,8% confiesa que su cartera de pedidos es "muy débil".

"Ahora el cliente compra en el último momento, no hace sus previsiones porque sabe que le van a suministrar", indicó Ferrer.

Donde no hay otras razones que la crisis es en la inversión, que sigue congelada. El 57,7% de las empresas terminó el año sin gastar un euro en ella y el 64,9% lo empieza sin proyectos a la vista.

La patronal destacó como datos positivos que los costes de las materias primas y de la mano de obra se mantienen estables. Los precios también estarían tocando suelo.

Las mayores críticas se las llevan la Administración y la banca. "No hay ninguna empresa que considere que la Administración Pública ha adoptado medidas adecuadas para hacer frente a la crisis", afirmó Zapatero. Además, Ferrer añadió que "la falta de financiación va a seguir siendo un problema gravísimo" este año.

Con todo, la recuperación solo la cree posible este año el 32,8% de las empresas, frente a un porcentaje similar (31,7%) que considera que tardará de uno a dos años.

Etiquetas