Economía
Suscríbete

CRISIS ECONÓMICA

Los empresarios creen que la situación se ha estabilizado, pero no ven recuperación

El informe trimestral de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza refleja "una situación de compás de espera, donde aparecen algunos atisbos positivos como cierto impulso a las exportaciones y la mejora de la situación de la industria y la construcción".

Los empresarios aragoneses opinan que la situación económica se ha estabilizado aunque no ven clara la recuperación, según se desprende del último Indicador de Confianza Empresarial (ICE) que elabora cada trimestre la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza.

Así, el informa arroja "una situación de compás de espera, donde aparecen algunos atisbos positivos como cierto impulso a las exportaciones y la mejora de la situación de la industria y la construcción", explica la Cámara en un comunicado.

El ICE de la Cámara de Comercio es el estudio más completo que existe en Aragón sobre la opinión de las empresas sobre la coyuntura económica, tanto por la amplitud de la muestra como por su serie histórica (21 trimestres), y combina los resultados (segundo trimestre de 2010) y expectativas (para el tercer trimestre) de las empresas aragonesas en un indicador de confianza.

Este indicador arroja un saldo de -25,2, en línea con la tendencia del último año y tras haber tocado fondo en abril de 2009 (-34,7), indican las mismas fuentes.

El valor del indicador de confianza, que analiza la opinión aportada por 468 empresas aragonesas, oscila entre +100 y -100, los valores positivos señalan avances en la actividad y los negativos, retrocesos.

Durante los últimos cinco trimestres, el indicador ha oscilado siempre en torno a -25, y por sectores de actividad el Indicador de Confianza es más negativo en comercio y servicios (-26,1) que en industria y construcción (-20,3, el mejor dato desde el inicio de la crisis, pese a estar aún en negativo).

El informe señala que casi un 60 por ciento de las empresas notó entre abril y junio una disminución de su facturación respecto al trimestre anterior, cerca de un 80 por ciento mantuvo el volumen de sus plantillas y el 63% dejó la inversión igual.

El dato más positivo del mismo es que el 28,7 por ciento de las empresas aragonesas consultadas aumentó sus exportaciones, unos resultados que coinciden con el incremento de las exportaciones aragonesas durante los primeros meses del año 2010.

Las expectativas apuntan que la situación de compás de espera se alargará durante el verano, donde además se podrá comprobar el impacto del incremento de los tipos del impuesto sobre el valor añadido (IVA).

El estudio de la Cámara de Comercio analiza asimismo los factores limitadores de la actividad, donde sobresale la debilidad de la demanda, que sufre el 82,3 por ciento de las empresas aragonesas, el aumento de la competencia (38,5%) y las dificultades de financiación o tesorería (31,1%).

Otros factores han perdido peso respecto a las etapas de alto crecimiento económico, como la escasez de mano de obra cualificada (no es percibida ni por el 10% de las empresas) o la insuficiencia de capacidad instalada (un mínimo 2,4%).

Etiquetas