Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ENERGÍA

Los consumidores podrían negociar desde julio lo que pagan por la luz y el gas

Las asociaciones temen que el cambio provoque subidas del 20%.

Unos 18 millones de consumidores domésticos de electricidad, incluidos pequeños comercios, y casi 2 millones de hogares usuarios de gas tendrán que 'negociar' los precios que pagan por el suministro desde mediados del próximo año si prospera la iniciativa del Ministerio de Industria, dado que el Plan de Acción 2011-2015 incluye la liberalización de este mercado a la mayoría de los clientes a partir del p1 de julio. En la práctica, el cambio implica la elección 'obligada' de proveedor y, sobre el papel, supondría rebajas de precios desde el momento en que las comercializadoras han de conquistar al consumidor con ofertas competitivas y, en buen número de casos, con una opción combinada de suministros de gas y electricidad. Los consumidores se temen lo peor, y apuntan que acelerar los planes puede encarecer la luz, de una sola tacada, en torno al 20%.

El presidente del Gobierno apuntó la idea de acelerar el calendario de la liberalización energética el 18 de noviembre. La subcomisión del Congreso aconsejaba, hace apenas dos semanas, "profundizar en la liberalización gradual del suministro de energía eléctrica" desde ahora hasta 2013, de manera que, ya en esta última fecha, el recurso a la tarifa quedara reservado, excepcionalmente, a los consumidores "necesitados de protección social". De partida se alienta la idea de que bajo la protección de la tarifa eléctrica, que ahora acoge a los usuarios con potencia contratada inferior a los 10 kw, podrían quedar tan solo los contratos de 3 o menos kw, los mismos que ahora se ven beneficiados por el llamado 'bono social' y la consiguiente congelación de precios. Los expertos tienen claro que establecer esta 'línea roja' no es muy justo.

Etiquetas