Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LABORAL

Los autónomos piden que el 15% de los créditos sea destinado a microempresas y autoempleo

Las principales asociaciones de trabajadores por cuenta propia acusan a las entidades financieras de "asfixiar" al emprendedor.

Las principales asociaciones de trabajadores por cuenta propia acusan a las entidades financieras de "asfixiar" al emprendedor al cerrar "el grifo de los préstamos". La Federación Nacional de Autónomos, conocida bajo las siglas ATA, apuesta porque bancos, cajas de ahorro y cooperativas de crédito destinen, al menos, el 15% de sus operaciones a las microempresas y al autoempleo, según apuntó su presidente Lorenzo Amor. De forma, que si esta cuota les resultara económicamente inviable recurran a la vía de la responsabilidad social corporativa.

La propuesta de Amor tuvo lugar en el transcurso del Primer Congreso Nacional de Riesgo y Finanzas, en cuya organización ha participado el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Junto al presidente de la Federación intervino el secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, vinculada a UGT), Sebastián Reyna. Ambos resaltaron los problemas de sus representados y lamentaron que "no se esté haciendo la política fiscal adecuada" dado que el 57,5% del total de las empresas españolas "son personas físicas y no sociedades".

Tanto Amor como Reyna lanzaron una llamada de atención para que el Gobierno aconseje a las entidades financieras aplicar una política especial para los autónomos, generadores de una amplia parte del tejido productivo español. "Carecemos de un planteamiento específico que vaya más allá de determinadas campañas publicitarias, detrás de las cuales no hay un producto adecuado", comentaron.

A su juicio, no tiene sentido que los beneficios de las entidades financieras sean elevados en un momento tan delicado. Explicaron que convendría que esos superávit crecieran al ritmo que lo hace la economía. "Sería una manera de impedir que unos de sus principales clientes, como son los autónomos, se ahoguen", dijeron. "Se trata de un cliente doble, porque el emprendedor tiene un ámbito profesional y otro personal", añadió Amor.

Los dos representantes insistieron en que los autónomos son los primeros en sufrir una crisis y los últimos en salir de ella. En consecuencia, apuntaron que sus asociaciones tendrían que participar en la elaboración y puesta en marcha del plan para la recolocación de los últimos parados, que prepara el Ministerio de Trabajo e Inmigración. Recordaron que de los 3,4 millones de autónomos afiliados a la Seguridad Social, 600.000 están vinculados con la construcción.

Etiquetas