Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CONSTRUCCIÓN

Las viviendas terminadas descienden un 30%

El número de pisos sin vender se empieza a absorber tras finalizar las obras iniciadas antes de la crisis del sector.

El número de pisos en construcción superó ligeramente al de obras finalizadas hasta agosto.
Las viviendas terminadas descienden un 30%
HERALDO

Las viviendas terminadas descendieron un 30,3% hasta agosto respecto al mismo periodo de 2009, con 55.741 inmuebles, y se situaron por debajo de los visados para iniciar nuevas obras, que alcanzaron las 62.868 unidades, según datos del Ministerio de Fomento.

Los promotores frenaron en seco la iniciación de viviendas con la llegada de la crisis, pero los pisos que se iban terminando no dejaron de crecer hasta 2008, al corresponderse a inversiones realizadas con anterioridad.

De esta forma, se generó un abultado 'stock' de viviendas sin vender. Pero los datos de agosto constatan que el ajuste de la oferta residencial está finalizando y que los proyectos para construir nuevas viviendas superan ya al número de viviendas terminadas, al tiempo que se han empezado a absorber las almacenadas.

Así, de mantenerse esta tendencia, los inmuebles acabados no superarán al finalizar el año las 84.000 unidades, la cifra más baja de la última década. Por su parte, los visados de obra nueva, aunque siguieron cayendo en los nueve primeros meses del año, con un descenso del 17,4%, alcanzaron los 62.868 certificados y podrían cerrar el año con unas 94.300 unidades.

Mientras estos visados acaban por convertirse en viviendas finales, la demanda tendrá que seguir recurriendo a los pisos almacenados que hoy se contabilizan como terminados, y la bolsa de viviendas sin vender debería seguir absorbiéndose paulatinamente.

Reducirlo un 20% en 2011

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha asegurado que esta cantidad de viviendas hechas, que taponan la reactivación del sector inmobiliario, dejó de crecer en el primer semestre de este año y se reducirá en un 20% durante 2011.

La bolsa de viviendas nuevas sin vender se situó en los 688.044 inmuebles al cierre de 2009, tras un incremento interanual del 12,1%, según datos del Gobierno, con lo que la absorción prevista para el próximo año situaría este excedente en torno a las 550.000 viviendas.

Este tope en el crecimiento de la oferta embalsada de viviendas ya había sido previsto por los promotores, quienes han vaticinado en diversas ocasiones que el excedente ya no crecería más este año.

Según cifras que maneja la patronal de promotores y constructores de España (APCE), la bolsa de viviendas incluso habría empezado a descender en el primer semestre del año, pasando de las 686.143 viviendas al cierre de 2009 a las 685.195 en junio de este año, un 0,1% menos.

Además, los promotores matizan que hay que tener en cuenta que esta cifra incluye también las viviendas con certificado de fin de obra de rehabilitación y reforma, que suponen alrededor de un 10% del total.

Con todo, los visados de obra nueva siguen descendiendo, puesto que la demanda se ha reducido significativamente respecto a la fase alcista del ciclo y dado que los promotores siguen encontrando dificultades para financiar las nuevas promociones. Además, el sector ha asumido ya que nada volverá a ser lo mismo en el negocio del 'ladrillo' y que el nuevo modelo económico le obligará a redimensionarse.

Así, aunque las compraventas de pisos se están recuperando, el Gobierno sigue decidido a primar el alquiler y la rehabilitación de viviendas, y, frente a la caída de los visados para obra nueva, la estadística que elabora Fomento muestra un ligero repunte de las reformas y restauraciones.

Concretamente, hasta el pasado mes de agosto se solicitaron 22.664 visados para realizar estos trabajos, lo que supone un aumento del 11,1% en comparación a un año antes.

En cuanto a las ampliaciones, en los ocho primeros meses del año se pidieron 2.351 autorizaciones para ampliar viviendas, cifra que arroja una reducción del 11,4% en comparación con los mismos meses de 2009.

El ajuste del sector afectará al empleo. Valeriano Gómez, ministro de Trabajo e Inmigración, aseguró el sábado que la construcción reducirá el empleo a la mitad tras la crisis, quedando con alrededor de 1,2 millones de trabajadores: "El tamaño que debería tener". Esta cifra contrastará con la "época de excesos" de años anteriores, que superaba a países como Alemania.

Etiquetas