Despliega el menú
Economía

CONSUMO

Las tarifas de taxi pueden variar hasta el 169% entre las distintas ciudades

Tomar un taxi puede suponer un duro golpe para el bolsillo del usuario en función del lugar de residencia, según un informe elaborado por la asociación de consumidores FACUA, que constata diferencias de hasta 169 por ciento en el coste para un servicio similar. La entidad señala además que la subida media de las tarifas ha sido del 5,8 por ciento, cinco veces más que el IPC.

El estudio realizado en 41 ciudades españolas fue presentado este lunes por el portavoz de la asociación. Se han estudiado los precios de los recorridos de uno, cinco, diez y quince kilómetros realizados de día, de noche y las noches de los fines de semana y, tras analizar los doce trayectos, la asociación ha clasificado a las ciudades asignándoles puntuaciones, siendo las dos más caras Tarragona (un total de 120 puntos) y San Sebastián (66 puntos). En el lado opuesto, las más baratas son Santa Cruz de Tenerife (5 puntos) y Ceuta (11 puntos). La tarifa media por kilómetro recorrido es de 0,80 euros en horario diurno, precio que se incrementa un 25 por ciento, hasta alcanzar un euro, en noches y festivos.

Entre ciudades, las diferencias alcanzan el 87 por ciento en la tarifa día y hasta el 146,3 por ciento en la tarifa nocturna. Así, en horario diurno la tarifa por kilómetro más elevada se localiza en Tarragona (1,01 euros), seguida de Castellón y Madrid (0,98 euros). Por la noche, el servicio más caro se encuentra en Lugo (1,33 euros), seguida de Murcia (1,25 euros). Los precios más económicos por kilómetro, tanto en horario diurno como nocturno, son los 0,54 euros de Santa Cruz de Tenerife, seguido por el día de los 0,63 euros de Cádiz y de los 0,65 euros de Ceuta por la noche.

Por su parte, la bajada de bandera cuesta una media de 1,66 euros en la tarifa día y un 33,7 por ciento más, 2,22 euros, en la tarifa nocturna o festiva. No obstante, el coste de este servicio varía, según la ciudad, desde un 335,6 por ciento en los días laborables hasta un 383,6 por ciento en la tarifa noche y festivos.

Así, la bajada de bandera más cara en tarifa día es la de Tarragona con 3,92 euros y 5,32 euros en la tarifa nocturna, mientras que la más económica se encuentra en Ceuta, (0,90 euros en la tarifa diurna) y Castellón (1,10 euros en tarifa nocturna). De esta forma, un usuario que tome un taxi en horario laborable para un recorrido de un kilómetro -más bajada de bandera tendrá que abonar 1,83 euros en lugares como Orense, mientras que en Tarragona el desembolso será de 4,93 euros, un 169,4 por ciento más. El estudio también ha contrastado el coste de la carrera mínima, que de media supone 2,96 euros en horario diurno y de 3,93 euros, (un 32,8 por ciento más) para la tarifa nocturna. Según los datos de FACUA, el incremento medio de este servicio ha sido de 4,6 por ciento durante el día y 5,4 por ciento en horario nocturno, aunque en ciudades como Barcelona ha subido un 11,1 por ciento y en Girona un 45 por ciento para el horario nocturno.

Tarifas especiales

En este apartado también se encuentran diferencias abismales, ya que el coste puede variar desde un 165,7 por ciento en la tarifa de día hasta un 201,5 por ciento en la tarifa de noche. El servicio mínimo más caro, durante el día, se paga en San Sebastián, con 4,65 euros, mientras que en horario nocturno o festivo la ciudad más cara es Valencia, con 6,00 euros. Por el contrario, las ciudades más económicas son Lugo (1,75 euros en horario diurno) y Pontevedra (1,99 euros en horario nocturno), y en ambas la carrera mínima coincide con la bajada de bandera.

El portavoz de FACUA, Rubén Sánchez, ha explicado que hasta diez municipios aplican tarifas especiales para el fin de semana, distinta de la tarifa nocturna, que encarece el viaje hasta un 28 por ciento (unos dos euros). Pero lo que más llama la atención es que las tarifas se han incrementado una media del 5,8 por ciento, es decir, muy por encima del IPC interanual (1,4 por ciento). Las mayores subidas se han producido en Huelva (un 13,8 por ciento de media), Girona, (10,4 por ciento) y Valladolid (un 9,8 por ciento).

Por este motivo, la asociación ha reclamado a los ayuntamientos y las comunidades autónomas que realicen las inspecciones necesarias "a fin de garantizar que los taxímetros pasan las verificaciones obligatorias cada dos años" y evitar así que "facturen incorrectamente a los usuarios". Además, FACUA pide a las administraciones que se pongan en el lugar del consumidor e intensifiquen los controles sobre la calidad del sector y tengan en cuenta los tiempos de espera para encontrar un taxi a la hora de conceder las licencias, recordando que es un servicio público regulado. "Es una concesión administrativa que el taxista tiene que ganarse y mantener", apostilló, "no tienen carta blanca para hacer lo que quiera".

Etiquetas