Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ECONOMÍA ARAGONESA

Las pymes aragonesas pagan 28 millones de euros por el IVA de facturas sin cobrar

Gestha se suma a los colectivos que piden que el impuesto se pague solo cuando se haya recibido parte o toda la deuda.

Las dificultades económicas que atraviesas muchas pymes y autónomos se agravan por la morosidad. Así, algunos se ven asfixiados con el pago de tributos por ingresos que todavía no han percibido. Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) calculan que las pymes y profesionales aragoneses «cargan» con 28,2 millones de euros al año «correspondientes al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de facturas que aún no han llegado a cobrar».

El grueso de esta deuda lo soportan los pequeños empresarios zaragozanos, con 23,49 millones de euros en IVA repercutido y pendiente de cobro. La cifra en las otras dos provincias aragonesas es de 2,62 millones de euros en Huesca y 2,07 millones en Teruel. La organización de técnicos de Hacienda sitúa a Aragón en el séptimo lugar entre las comunidades autónomas con un mayor volumen de IVA pendiente de cobro. En toda España, esta cifra roza los 800 millones de euros, según los cálculos de Gestha basados en los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) actualizados a 20 de enero.

Con objeto de mejorar la liquidez de estas empresas, Gestha se suma a varias de las enmiendas del PP, CiU y PSM-EN al proyecto de Ley de Economía Sostenible que se debate hoy en el Senado. Entre ellas, modificar el actual sistema de devengo para retrasarlo hasta el momento del cobro, total o parcial, de la factura.

Según la ley española del IVA, el impuesto es exigible en el momento en que se efectúa la entrega de bienes o prestación de servicios, y no cuando se emite la factura o se realiza su cobro, explican desde Gestha. Actualmente, las dos únicas alternativas en caso de morosidad son solicitar un aplazamiento del pago para no anticipar el impuesto no cobrado, lo que conlleva un interés de demora del 5% anual que aplica la Agencia Tributaria, o bien, transcurrido un año desde el impago, pedir la rectificación con unos requisitos muy exigentes de la factura no cobrada, añaden.

El Consejo Europeo aprobó en julio una Directiva que permite a los Estados autorizar que el IVA se declare una vez se reciba el pago. Por ello, Gestha pide la transposición de la norma sin agotar el plazo establecido hasta finales de 2012.

«Retrasos de cinco meses»

Por esta solución apuestan también organizaciones de autónomos como ATA. La federación explicó que este cambio legal lograría «de una vez por todas» que los autónomos no tuvieran que devengar el IVA «cuando ni siquiera saben si van a cobrar sus productos o servicios». Desde la organización que preside Lorenzo Amor se denunció que en el caso de los servicios que prestan los autónomos a las Administraciones se ingresan «con un retraso de más de cinco meses, mientras que los autónomos se ven obligados a adelantar el 18% correspondiente del IVA».

Etiquetas