Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CONSUMO

Las malas expectativas económicas reducen la confianza de los consumidores al mínimo

La confianza del consumidor cayó 9,3 puntos en abril, alcanzando su nivel más bajo desde septiembre de 2004.

Las malas expectativas sobre la economía española y el empleo han hecho que la confianza de los consumidores se reduzca a su nivel más bajo desde septiembre de 2004, cuando el Instituto de Crédito Oficial (ICO) comenzó a elaborar el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC).

Así, en abril, el ICC-ICO disminuyó 9,3 puntos respecto al mes anterior, hasta los 63,8 puntos, debido al retroceso del indicador parcial de expectativas, que bajó 10,3 puntos, y del indicador parcial de situación actual, que lo hizo 8,2 puntos.

Según el ICO, esta caída del indicador refleja que la desaceleración en el consumo de los hogares para los próximos trimestres podría ser más rápida y más intensa de lo previsto, en línea con las peores perspectivas de los encuestados sobre sus posibilidades de ahorro y de consumo de bienes duraderos.

Si la comparación se hace con el mismo mes del año anterior, el ICC ha disminuido en 30,6 puntos dado que en abril de 2007 estaba en 94,4 puntos.

Según explicó en rueda de prensa el presidente del ICO, Aurelio Martínez, hay que tener en cuenta que aunque la percepción de la economía en este momento sea peor que hace seis meses, ello no quiere decir que vaya mal.

Así, consideró que no es trasladable el ritmo de desaceleración económica de enero a marzo al resto de 2008, al tiempo que señaló como "importantísimo" los resultados de la banca española en los primeros meses del año.

Crecimiento español

Los buenos resultados de la banca darán una mayor facilidad de acceso al crédito y una mejor financiación a la empresa privada, por lo que la previsión del Gobierno de que la economía crecerá este año un 2,3 por ciento es "bastante realista", añadió Martínez.

El presidente del ICO insistió en que la confianza de los consumidores cayó en esta ocasión por el empeoramiento de ambos indicadores, tanto el de situación actual como el de expectativas.

Las expectativas sobre la evolución del conjunto de la economía española para los próximos seis meses son peores que para la de las propias familias, algo que suele ser habitual en el indicador.

La confianza en la evolución del empleo también ha caído, nueve puntos en el caso de la percepción actual, como en la de expectativas, con una bajada de 13,6 puntos.

Para el presidente del ICO, la percepción sobre la crisis inmobiliaria es que los precios seguirán desacelerándose, aunque "todavía no hay signos de que el sector esté tocando suelo", lo que podría esperarse que suceda a finales de este año.

No obstante, el índice de confianza del ICO, que se extrae mensualmente de una encuesta realizada entre mil consumidores, pudo reflejar en abril las noticias "no favorables" sobre el empleo que aparecieron en la segunda mitad del mes.

El presidente del ICO explicó que en abril se invirtió la tendencia entre la evolución de los precios y la confianza del consumidor, pues hasta marzo, cuando se encarecía el petróleo, la confianza bajaba, y viceversa.

Etiquetas