Economía
Suscríbete

AGRICULTURA

Las lluvias y el calor reducen la cosecha de miel y polen a mínimos históricos

La producción de miel en Aragón ha caido un 65% hasta junio respecto a las cifras que se hubieran obtenido de ser esta una campaña normal. La de polen se ha reducido a la mitad.

Imagen de archivo de Agustín Lorién, un apicultor de Zuera
Las lluvias y el calor reducen la cosecha de miel y polen a mínimos históricos
ARÁNZAZU NAVARRO

UAGA-COAG ha informado de que la cosecha de miel de la presente campaña no superará hasta junio las 10.500 toneladas en toda España, cifra que supone una reducción del 65% respecto a la producción media nacional (30.000 toneladas). En Aragón la producción anual normal es de 2.500 toneladas y la reducción también será como mínimo de un 65%, y para algunos apicultores del 100%. En el caso del polen, la reducción estará cercana al 50%.

«Las lluvias, con intervalos de temperaturas mínimas muy bajas en numerosas regiones españolas, unido a una primavera irregular, especialmente calurosa en abril y mayo, dos grados por encima de la media en amplias zonas de España según Aemet, han sido los principales causantes de esta situación», ha dicho en un comunicado UAGA-COAG.

Salvo la miel de romero, de la que se ha obtenido una buena cosecha, la cosecha de mieles de azahar y mil flores ha sido muy deficiente en toda España y, en consecuencia, han sido las producciones melíferas más afectadas por la cada vez más extrema variabilidad meteorológica, ha informado UAGA.

Pese a que el 'síndrome de despoblamiento' sigue afectando a las explotaciones apícolas en nuestro país, con una media de mortandad del 25-30% anual, en la campaña actual estas pérdidas se han minorado por una menor presencia del parásito Varroa Destructor en las colonias de abejas melíferas gracias al control sanitario que ejercen los apicultores profesionales con el uso de los tratamientos veterinarios autorizados. La aplicación de los mismos es obligatoria para poder percibir las ayudas contempladas en el Programa Nacional Apícola 2011/2013, cofinanciado por Bruselas (50 %), el MARM (25 %) y las Comunidades Autónomas (25%).

Para los responsables del sector Apícola de UAGA, existen además otros factores de riesgo que deben estudiarse más a fondo por el Ministerio de Medio Rural y la Unión Europea como «la creciente proliferación de insecticidas sistémicos en numerosos cultivos, utilizados en el tratamiento de semillas para combatir plagas, que vienen a provocar la desorientación y efectos adversos en el sistema nervioso de las abejas melíferas, así como un impacto cada vez mayor en la desaparición de los insectos polinizadores, que son estratégicos y vitales para la conservación y mantenimiento de la biodiversidad».

«Ante los problemas que este tipo de fitosanitarios (neonicotinoides) provocan en las abejas melíferas, se precisa con urgencia poner en marcha por parte de la UE estudios independientes y transparentes para avanzar en una mejora real y sustancial de la salud de las abejas melíferas y del conjunto de la cabaña apícola», sostiene el comunicado de UAGA-COAG.

Etiquetas