Despliega el menú
Economía
Suscríbete

COMERCIO

Las exportaciones aragonesas crecen más que las importaciones, pese al cambio euro-dólar

Las ventas al extranjero siguen aumentando más que las compras y pueden ayudar a contrarrestar el déficit comercial de 2007. Especialidades Luminotécnicas, Saga Ibáñez e Inalsa, Premios a la Exportación 2007 de la Cámara de Zaragoza.

La labor exportadora de las empresas aragonesas, muchas de ellas pequeñas y medianas (pymes), sigue al alza, a pesar de que la elevada cotización del euro frente al dólar no beneficia nada a los planes de internacionalización de nuestras compañías. En los dos primeros meses del presente año, las exportaciones aragonesas crecieron más de un 13%, y las importaciones, un 2,62%, tendencia que ya se puso de manifiesto en 2007 (con crecimientos del 17,5% y el 9,8% respectivamente), a pesar de que la balanza comercial del ejercicio pasado cerró en números rojos: los 9.019 millones de euros de las importaciones superaron a los 8.726,5 millones de las ventas al exterior, según datos de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza.

De la salud de las empresas aragonesas en sus incursiones en el exterior y, también, de las difultades de competir en un entorno con un euro a 1,55 dólares, se habló ayer en la sede de la propia Cámara de Comercio, con motivo del anuncio de las empresas premiadas por su esfuerzo exportador en 2007. El presidente de la Comisión de Comercio Exterior de la organización, José Miguel Guinda, admitió que la actual cotización de la moneda europea "no está ayudando mucho" a quienes acuden a mercados americanos desde este lado del Atlántico, realidad que en cambio beneficia a las firmas norteamericanas. "Ya no hay contenedores disponibles en Estados Unidos", apuntó al referirse a uno de los efectos del nuevo escenario. Guinda, no obstante, facilitó los datos de la balanza comercial del inicio del ejercicio 2008 con porcentajes de incremento en favor de las exportaciones aragonesas que llama al optimismo.

Empresas premiadas

Los nombres de las empresas premiadas en la edición de los galardones de la Cámara de 2007 son un buen ejemplo de lo que se puede hacer para triunfar en el exterior. La procedencia de las compañías y su actividad pone de manifiesto, también, la fuerza industrial y la vocación internacional de empresas que tienen su sede en Zaragoza.

Resultaron premiadas Especialidades Luminotécnicas (ELT), entre las grandes empresas, y Saga Ibáñez, entre las pymes. La Cámara de Comercio decidió reconocer también la trayectoria internacional de Industrias Aragonesas del Aluminio (Inalsa) y concedió sendos accésits a otras dos firmas, Distribuidora Internacional Carmen (DICSA) e Ingeniería y Servicios de Montaña (ISM).

Representantes de todas ellas dieron cuenta ayer, de modo resumido, de la evolución de su actividad y de cómo llevan adelante sus negocios en escenarios tan competitivos como los actuales. Los países europeos están entre los mercados de cada una, pero también hay peculiaridades. Un caso singular es el de Saga Ibáñez, especializada en pieles de diseño, que tiene en Japón su principal mercado exterior. Sobre su presencia en el país nipón, Eduardo Ibáñez destacó que se trata de "un mercado muy exquisito y difícil, pero fiel". José Miguel Guinda consideró que una de las razones del éxito de esta compañía es que "la piel de cordero español es una de las mejores del mundo".

Obstáculo u oportunidad

Coinciden la mayoría de nuestras empresas en que el actual cambio euro-dólar es más un obstáculo que una oportunidad para quienes salen al exterior. No obstante, todo depende del sector, del producto y de los mercados. Marco Antonio Lahoz, de Especialidades Luminotécnicas, admitió que en general se trata de una desventaja, pero echó mano de la máxima de "hacer de una necesidad virtud". En su caso, la decisión de comprar cobre -material que necesitan para sus productos- en dólares y no en euros les ha reportado importantes ahorros en costes.

Esta política no podría implantarla una empresa como Inalsa, según indicó su directivo Miguel Ángel Gimeno, ya que -precisó- "nosotros prácticamente vendemos 'commodities' y no aportamos tanta tecnología como ELT". Inalsa produce perfiles de aluminio y, tal como reconoció Gimeno, el cambio euro-dólar es algo que hay que considerar muy seriamente. "¿Dejamos de vender? ¿Cuánto tiempo puedo aguantar sin estar en tal o cual mercado?", se preguntó después de reconocer que en el Reino Unido, por ejemplo, está realidad también se manifiesta, ya que la libra esterlina -señaló- sigue un camino paralelo al del dólar estadounidense.

La Cámara de Comercio prepara para próximas fechas la entrega de estos galardones a la exportación, un acto en el que -como en los últimos años- participará un ponente relevante.

Etiquetas