Despliega el menú
Economía
Suscríbete

BANCOS

Las comisiones bancarias vuelven a encarecerse en un año de crisis

Los descubiertos suben hasta un 20% y tener una cuenta de ahorro cuesta 43 euros.

La rebajas están despertando este fin de semana el espíritu consumista que había permanecido dormido en los últimos meses. Eso sí, con mucho busque y compare, porque los consumidores han aprendido en dos años de crisis a mirar con lupa sus gastos para ajustarse al mermado presupuesto familiar. Se vigilan recibos que antes se asumían sin más como las facturas de la luz, el teléfono, Internet o los tíquets de la compra. Sin embargo, hay todavía gastos que pasan desapercibidos y sobre los que también se puede ahorrar: las comisiones bancarias. Estas volvieron a subir en el mes de diciembre, sobre todo las que cobran las entidades financieras cuando el cliente se queda en números rojos, que han aumentado entre un 13% y un 20%, según los datos del Banco de España.

Los bancos y cajas de ahorros cobran una media de 12,05 euros en caso de descubierto, lo que supone un 13% más que hace un año. Como máximo, la entidad cobra 18 euros, casi un 20% más que en diciembre de 2009. El incremento en las comisiones bancarias se viene registrando en estos años de crisis. Desde las asociaciones de usuarios de banca se recuerda que todas las tarifas son negociables. Los datos que publica el Banco de España se basan en la información que facilitan las entidades, que tienen libertad a la hora de fijar sus cuantías. El usuario puede negociar con su entidad una rebaja o retirada de estos costes o de alguno de ellos.

En la lista de tarifas también se registra un incremento importante de la comisión por mantenimiento de cuentas. Esta ha aumentado un 6% hasta los 22,36 euros cada seis meses (44,72 euros al año) para las cuentas corrientes y 21,73 euros en el caso de las cuentas de ahorro (43,46 euros).

Un 3% más caras

Tener una tarjeta bancaria también resulta más caro cada año. Las entidades cobran hasta 25 euros a año por tener una de débito y un máximo de 47 euros por una de crédito. La media está fijada en 17,30 euros para las de débito y en 34,39 euros para las de crédito. Estos supone un incremento del 3% del precio del dinero de plástico.

Entre las comisiones más caras se encuentran las ligadas a la concesión de un préstamo hipotecario. Su importe es de los más elevados porque se calculan sobre el dinero que se solicita al banco o caja. Así, las comisiones de apertura se sitúan en una media de 622,35 euros, con un 2,71% sobre el importe formalizado. En el caso de que el hipotecado decida devolver el dinero al banco antes de tiempo deberá pagarle una comisión media del 4% en concepto de cancelación anticipada. Esta también se ha incrementado desde el 3,81% fijado hace un año.

A ellas se suma una larga lista de comisiones por transferencias, créditos y cheques de otra entidad. Una fuente de gastos o de ahorro, según cómo se negocie.

Etiquetas