Economía

ARAGÓN

Las cifras de la economía aragonesa muestran una mejoría "lenta y leve" desde junio de 2009

Según las estimaciones de los expertos, "sí las cosas siguen así" Aragón registrará tasas de crecimiento positivo a comienzos de 2010, aunque no se creará empleo.

Lo peor parece haber pasado. Aunque la crisis no ha acabado, todavía está y es intensa, y aún queda por digerir el ajuste del sector de la construcción y la excesiva dependencia del ahorro exterior, las cifras de la economía aragonesa comienzan a ir "lenta y levemente" a mejor.

 

Lo dicen las últimas estimaciones realizadas por la Fundación Economía Aragonesa (Fundear), que también explican que el epicentro de la crisis se situó en los tres trimestres que transcurrieron desde octubre de 2008 hasta junio de 2009. Este mes fue precisamente el momento "más bajo" para la economía aragonesa, según detalló ayer el director de Fundear, que presentó, junto con el presidente de la Cámara de Comercio de Zaragoza, Manuel Teruel, y el presidente de la CAI, Antonio Aznar, el Informe Económico de Aragón correspondiente a 2008.

 

Serrano recordó que ya ha habido economías europeas que están comenzando a arrojar cifras de crecimiento positivas. Una "noticia especialmente buena para Aragón", destacó el catedrático de Economía Aplicada, teniendo en cuenta que dos de las "peculiaridades" de la economía de la comunidad son su especialización en industria y en exportación, centrada esencialmente en los mercados europeos.

 

"Si las cosas siguen así", auguró Serrano, a principios del próximo año Aragón puede pasar a tener tasas de crecimiento positivas. Eso sí, esta mejoría tardará en trasladarse al mercado laboral porque "este incremento será todavía pequeño e insuficiente para crear empleo".

Suave desacoplamiento

El director de Fundear reconoció que el camino hacia la recuperación que parece haber emprendido la economía aragonesa "dependerá" de que el futuro de la planta de General Motors en Figueruelas no tome la peor senda al pasar a manos del consorcio austriaco canadiense Magna y su socio ruso Sbernbank. Si la capacidad productiva de la factoría zaragozana se reduce "va a ser un problema enorme", explicó el catedrático.

 

Pero Serrano insistió en que si es bien es verdad que a corto plazo se juega una parte esencial del futuro de Aragón, también es cierto que no tanto como hace 25 años cuando la multinacional llegó a la comunidad. "La economía aragonesa está preparada para un suave desacoplamiento de General Motors, lo que no significa que eso no se vaya a notar".

"Datos preocupantes"

El análisis de las perspectivas económicas para Aragón arrojó una visión menos halagüeña desde los ojos del presidente de la Cámara de Comercio de Zaragoza. Manuel Teruel recordó que el margen de las empresas se ha reducido en los tres primeros meses del año un 39%, un 30,1% y un 23,2%, respectivamente, y aunque las cifras muestran un freno en esta caída, los empresarios opinan que harán falta cinco trimestres para encontrar "un punto de inflexión" en esta situación. En otras palabras, las empresas no esperan que la recuperación llegue hasta finales de 2010.

 

Un dato "muy preocupante", como lo calificó el responsable de la Cámara, es la crisis de demanda que ha provocado que el 34% de las empresas asegure estar utilizando la mitad de su capacidad productiva y, lo que es peor, el 60% asegura que esta produce menos del 70% de lo que es capaz.

 

El descenso del consumo lo corrobora también, insistió Teruel, un 'curioso' porcentaje: la basura ha caído hasta un 10% en Zaragoza. Teruel volvió su mirada hacia el lado de la oferta para responsabilizar a la pérdida de productividad de la situación actual. "Hemos ido perdiendo competitividad", destacó, y como ejemplo explicó que la diferencia de inflación para un español respecto a la media europea alcanza el 11%.

 

"Nuestro sistema se ha ido empobreciendo", lamentó Teruel, que en su reparto de culpas señaló también las deficiencias del sistema educativo y la elevada burocratización "que nos hace perder hasta dos puntos del PIB y no somos precisamente un país con pocos funcionarios", dijo.

 

Por eso, para Teruel y dado que "la crisis es larga", hay que buscar y poner en práctica medidas estructurales que modifiquen el sistema y contribuyan a la mejora de la competitividad. "Hemos vivido todos en el país de Alicia en el país de las maravillas y ahora tenemos que ser sinceros, valientes y hacer ajustes para salir preparados y fortalecidos", destacó.

Mejores tasas y crisis tardía

Teruel y Serrano matizaron que para entender el momento actual se hace imprescindible conocer los datos de 2008. Ese análisis queda recogido en el informe patrocinado por CAI y realizado por Fundear para la Cámara de Comercio.

 

"El dato con el que me quedaría", destacó Serrano, es que durante el pasado año en promedio la economía aragonesa creció más que la española y la europea, el mercado de trabajo no mostró signos muy negativos hasta el último trimestre del año y aunque llegó, la crisis no entró con dureza hasta comienzos de 2009.

Etiquetas