Despliega el menú
Economía
Suscríbete

REUNIÓN CON EL PRESIDENTE DE ARAGÓN

Las cámaras de comercio aragonesas piden una reforma laboral y más financiación

Los presidentes de las tres cámaras junto a Iglesias
Las cámaras de comercio aragonesas dicen que las medidas llegan tarde y se necesitarán más
EFE/JAVIER CEBOLLADA

El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, ha explicado hoy los detalles del plan contra el déficit público de José Luis Rodríguez Zapatero a los representantes de las Cámaras de Comercio e Industria de las tres provincias y a los de las cajas de ahorros de la Comunidad Autónoma.

En una primera reunión, el presidente ha expuesto, durante poco más de una hora, las medidas concretas del ajuste a los presidentes de las cámaras de Huesca, Manuel Rodríguez Chesa; de Zaragoza, Manuel Teruel; y de Teruel, Jesús Blasco, en un encuentro al que también ha asistido el consejero de Economía, Alberto Larraz.

El mismo tiempo ha durado el encuentro con los presidentes de Ibercaja, Amado Franco; CAI, Antonio Aznar; Multicaja, José Antonio Alayeto; Cajalón, Bruno Catalán, y Caja Rural de Teruel, Leoncio Benedicto, quienes no han querido hacer declaraciones a los medios de comunicación.

Sí lo ha hecho Manuel Rodríguez Chesa, en nombre de las tres cámaras, quien ha recalcado que "la situación actual es de inquietud y de intranquilidad" por lo que es clave la colaboración entre administraciones públicas y empresas para ajustar la situación.

A su juicio, las medidas son "importantes" pero "deberían haber llegado un poquito antes" y además ha hecho hincapié en que serán necesarias otras "mayores" para superar la actual situación, sobre todo en relación con la financiación y las entidades financieras.

A estas últimas habrá que pedirles "más claridad en sus planteamientos" y también se les deberán establecer ciertas "obligaciones", ha apuntado Rodríguez Chesa, quien ha subrayado que serán necesarias nuevas medidas en lo que se refiere a la reforma laboral.

"Estos deben ser los capítulos siguientes y esperamos que no sea a largo plazo", ha comentado.

Respecto a la bajada del sueldo de los funcionarios, Chesa ha reconocido que "la reducción de ingresos teóricamente no es lo más efectivo para resolver la economía", pero sí es una solución al déficit, lo que es "un primer paso".

En su opinión, lo más importante es la confianza, ya que generará consumo y reactivará la economía, y en este sentido ha apuntado que la convocatoria de una huelga por parte de los empleados públicos quizá es prematura, ya que se debería esperar a conocer los detalles de los decretos que marcarán hasta donde van a llegar las citadas medidas.

También ha comparecido el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza, Manuel Teruel, quien ha advertido que España se ha sobreendeudado en los últimos años y la crisis ha obligado a ajustar ciertas cuestiones, por ejemplo, no gastar más de lo que se ingresa, y, por ello, ciertos sectores pueden "salir perjudicados".

Según Teruel, las medidas han sido "muy rápidas" y se irán matizando, aunque no son suficientes y serán necesarias otras.

Respecto a la posibilidad de que las inversiones se frenen, Teruel ha recalcado que "algunas se ralentizarán" pero es "importante" que no ocurra en aquellas que generan empleo.

"Llevamos doce años endeudándonos cada día" y "ahora hay que hacer ajustes que no van a satisfacer a todos", ha concluido.

Sobre las consecuencias que tendrá el plan en la Comunidad también ha hablado el delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, quien ha reconocido que algunas obras sufrirán retrasos, aunque no cree que afecte a las infraestructuras viarias más demandadas, ni a las hidráulicas.

El ministro de Fomento, José Blanco, tiene que hacer una relación "exacta" de qué obras se pueden retrasar y "yo no creo que, en principio, se tome la decisión de paralizar ninguna", ha agregado Fernández a los medios de comunicación, tras una reunión sobre el control de drogas en zonas de ocio.El Ayuntamiento de Zaragoza no aclara cómo aplicará las medidas de ajuste

Por su parte, el vicealcalde de Zaragoza, Fernando Gimeno, aunque no ha querido adelantar cómo aplicará el Ayuntamiento las medidas de ajuste, sí ha reconocido que el equipo de Gobierno no se replantea la política de grandes proyectos.

No obstante, se ha mostrado partidario de la medida de reducir los salarios a los funcionarios y a los concejales, aunque "no es tan fácil como parece", ha dicho.

Etiquetas