Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Recortes

Las cajas se despiden de las 'prejubilaciones de oro'

Las entidades contemplan para sus ajustes otras vías, como recortes salariales, Expedientes de Regulación de Empleo Temporales o reducción de puestos de trabajo.

La reforma laboral permitirá a las cajas de ahorros, en plena reconversión, acometer intensos ajustes laborales bien diferentes de las "jubilaciones de oro" a las que estaba acostumbrado el sector, según varias fuentes.

Las cajas están a punto de entrar en un nuevo baile de fusiones y adquisiciones, la segunda fase de un proceso que ha reducido su número de las 45 que había hace apenas dos años a los 17 grupos actuales, una cifra que aún tiene que ser más pequeña, según prevé el Gobierno.

La crisis, que cumplirá su cuarto aniversario en agosto, puso de manifiesto el exceso de oficinas y de empleados del sector financiero español, que se cifró en torno al 20% en ambos casos y que se ha visto agravado en algunas zonas con los solapamientos producidos tras las fusiones.

Las cajas y los sindicatos trabajan actualmente a toda máquina para intentar solucionar estos problemas de la forma menos sangrante posible, aunque la reforma laboral ha abierto la ventana de posibilidades con que cuentan los empresarios.

Lo que se da por supuesto es que ya no se van a repetir las jubilaciones doradas con que el sector mimaba a sus empleados de mayor edad. Más flexibilidad

Los ajustes que se han puesto sobre la mesa en los últimos días incluyen ya medidas que tratan de imponer una mayor flexibilidad, como Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) temporales, eliminación de puestos de trabajo y recortes salariales.

Según han explicado fuentes del bufete Sagardoy Abogados, las prejubilaciones dejarán de ser la herramienta más utilizada en el sector "por razones de coste" y por las dificultades legales que tiene su articulación.

Y además, dicen las fuentes, las entidades financieras han agotado casi totalmente tal posibilidad, ya que no quedan muchos empleados en activo próximos a la jubilación.

Aunque explican que es imposible estimar a cuántos trabajadores puede afectar la nueva reestructuración financiera, creen que la cifra será más reducida si se utilizan a fondo las medidas alternativas de flexibilidad.El coste del ajuste

De momento nadie puede precisar a cuánto ascenderá el coste de este ajuste, aunque será más reducido por la propia situación del sector, entre un 30 y un 40% menos que en anteriores procesos similares.

Mientras, los sindicatos ultiman la contrapropuesta al plan presentado esta semana por la dirección del Banco Mare Nostrum (BMN) -Caja Granada, Caja Murcia, Caixa Penedés y Sa Nostra- que incluye la extinción de entre 530 y 550 contratos y el cierre de 120 oficinas.

La propuesta incluye también otras medidas temporales como una suspensión de empleo voluntaria y rotatoria durante dos años que afectaría a 200 trabajadores cada trimestre, es decir, a 800 en los dos años.

También se ha planteado, dentro de estas medidas temporales, una reducción salarial media de en torno al 5% durante dos años, algo que los sindicatos rechazan, ya que el sector lleva ya cuatro años "de congelación salarial", por lo que piden que "se deje el convenio como está".

Según el coordinador de UGT para las cuatro cajas ante BMN, Sebastián Vázquez, la oferta de la entidad "sobrepasa" lo firmado en el convenio y "va hacia la reforma laboral", algo que desde BMN rechazan con contundencia, ya que alegan que los sindicatos conocían las propuestas antes de que se aprobara la reforma.

Vázquez recordó que los representantes de los trabajadores apuestan por suspensiones temporales de empleo en lugar de extinciones, para mantener el empleo, entre otras medidas alternativas.

Banca Cívica también ha planteado un programa de suspensiones temporales de contratos, con mecanismos rotatorios, una reducción generalizada de salarios y la suspensión de aportaciones a los planes de pensiones "como alternativa" a realizar despidos.

Con estas medidas, propuestas ayer, la entidad pretende "cumplir con el objetivo de reducción de gastos de personal, necesario para alcanzar una eficiencia del 50% y así equiparase con los estándares de mercado en términos de productividad", aunque los sindicatos no están satisfechos y han anunciado movilizaciones.

Etiquetas