Despliega el menú
Economía
Suscríbete

RESCATE DE IRLANDA

Las ayudas a Irlanda conllevarán condiciones fiscales y económicas

Así lo ha confirmado la Comisión Europea acallando los rumores que apuntaban que Irlanda podría reestructurar su sector bancario pero no sus arcas públicas.

La Comisión Europea ha explicado que cualquier programa de ayuda financiera internacional para socorrer al sector bancario irlandés deberá ser concedido al Gobierno de Dublín y estar sujeto a condiciones fiscales y económicas.

"Por supuesto, en este tipo de programas siempre tienes condiciones fiscales y económicas", ha explicado el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Olli Rehn.

"Cualquier tipo de programa de ayuda conjunto entre la UE y el FMI se efectuaría en cualquier caso con el Gobierno de Irlanda, incluso aunque esté principalmente centrado en la reestructuración del sector bancario", puntualizó.

Rehn hizo esta aclaración tras la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea en la que se trató la crisis de deuda que vive la economía irlandesa y los trabajos encaminados a preparar un eventual rescate del país, en caso de que Dublín se decida a solicitar la ayuda de sus socios.

Las palabras de Rehn pretenden poner fin a la especulación sobre la posibilidad de que Irlanda haga uso de la ayuda europea para reestructurar su sector bancario pero no sus arcas públicas, con el objetivo de evitar el duro programa de condiciones asociado a este tipo de ayudas.

El comisario explicó que, en el caso de que Irlanda se decida a solicitar la ayuda, el programa de reformas exigido estará enmarcado en su plan fiscal plurianual para los próximos cuatro años y el presupuesto de 2011 que Irlanda debe presentar en las próximas semanas.

Así, la misión conjunta que el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea enviarán este jueves a Dublín para intensificar la preparación del eventual rescate, centrará sus trabajos en dos aspectos:

En primer lugar, el plan de saneamiento fiscal del Gobierno encaminado a reducir el déficit al 3% del PIB en 2014, "empezando por un esfuerzo de consolidación de 6.000 millones en 2011", según Rehn.

"La segunda parte consiste en las necesidades de reestructuración del sector bancario. Veremos cuáles son las necesidades reales y los mejores medios para lograr un sector bancario viable en Irlanda", explicó el comisario.

En todo caso, como recordó el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, para que el rescate de Irlanda se materialice tiene que existir una petición del país, al que Dublín se ha resistido por el momento.

Etiquetas