Despliega el menú
Economía

MACROECONOMÍA

Las arcas del Estado registran un superávit de 23.368 millones, el 2,23% del PIB

La deuda pública se situó en el 36,2% del PIB, el nivel más bajo de los últimos 20 años.

Las administraciones públicas españolas cerraron el pasado año con el mayor superávit de la historia de la democracia. Unos 23.368 euros, equivalentes al 2,23% del Producto Interior Bruto (PIB), que permitirán a José Luis Rodríguez Zapatero, en el caso de que gane las elecciones del próximo 9 de marzo cumplir una de sus promesas electorales más importantes: devolver 400 euros a los aproximadamente 13 millones de españoles que pagan el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). El jefe del Ejecutivo aseguraba el pasado mes de enero que este pago le supondría 5.000 millones de euros a las arcas del Estado, lo que supone menos de la cuarta parte del superávit público con el que se ha cerrado 2007.

España cierra 2007 con el mayor superavit de la historia de la democracia. Este superávit, superior en un 33,2% al logrado en 2006 y el tercero consecutivo, fue consecuencia de un saldo positivo de la Administración Central (Estado y organismos autónomos) del 1,29%, mientras que la Seguridad Social obtuvo un superávit del 1,25% del PIB.

Según anunciaron en rueda de prensa el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, y el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, el ahorro total a lo largo de esta legislatura ha sido de más de 46.800 millones de euros. Solo cinco países de la zona euro tienen superavit, y entre ellos, España ostenta el segundo mayor superavit después de Finlandia.

El vicepresidente segundo explicó que España "sigue inmersa en una dinámica presupuestaria muy positiva", lo que ha dado lugar a un "intenso crecimiento" de los ingresos tributarios. Además, afirmó que el Gobierno ha mantenido una "gestión responsable del gasto, lo que nos ha permitido cubrir las necesidades de la sociedad española".

Solbes aseguró que "también hemos avanzado en el incremento de la cohesión social, asegurando una distribución equitativa" de los recursos y subraya el "esfuerzo" del Gobierno por "compatibilizar un Estado fuerte con un sistema fiscal de capacidad recaudatoria eficiente para cubrir los gastos derivados".

Reducir la deuda pública

El superávit del 2,23% de las Administraciones Públicas es consecuencia de un saldo positivo de la Administración Central del 1,29% mientras que el conjunto de las Comunidades Autónomas registraron un déficit del 0,17%. Las Corporaciones Locales obtuvieron un déficit del 0,14%, y la Seguridad Social obtuvo un superávit del 1,25%.

El ministro de economía asegura que el superávit alcanzado en el pasado ejercicio permitirá seguir reduciendo la Deuda Pública y elevar las aportaciones al Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

En 2007 el peso de la Deuda Pública ha vuelto a caer, situándose en el 36,2% del PIB, una reducción de más doce puntos a lo largo de la legislatura y que representa el nivel más bajo de los últimos 20 años. La deuda pública española es la mitad del endeudamiento medio de los países de la zona euro, que es un 66%.

Asimismo, Carlos Ocaña explicó la positiva evolución de las cuentas de la Seguridad Social propiciará que sigan haciéndose aportaciones al Fondo de Reserva, que en 2008 puede llegar a los 55.000 millones de euros.

El ministerio de Economía asegura que el superávit del Estado se debe en gran parte a la buena marcha de los ingresos tributarios, que crecieron un 11,8% sobre la recaudación del año 2006. Este incremento es acorde con el fuerte crecimiento económico registrado en 2007 y con los efectos positivos derivados de la lucha contra el fraude.

En la evolución de los principales impuestos destaca el comportamiento del IRPF y del Impuesto de Sociedades que aumentaron un 15,7% y un 20,5%, respectivamente, como consecuencia de los beneficios de las empresas en 2007, de la buena evolución de las rentas de capital, y de la elevada creación de empleo. Por su parte, el IVA creció un 2,2% en comparación al ejercicio anterior, un 9,4% si lo analizamos en términos brutos, en sintonía con la evolución del gasto en consumo final.

Control del gasto

El superávit del Estado es también consecuencia de una política presupuestaria prudente que mantiene el gasto público por debajo del 40% del PIB (a finales de 2007 se situó en el 38,7%). No obstante, Pedro Solbes asegura este control del gasto público es perfectamente compatible con un esfuerzo notable desde el inicio de la legislatura en áreas prioritarias como han sido: el gasto productivo en infraestructuras, I+D+i y educación, la calidad de los servicios públicos, las mejoras sociales y la solidaridad.

Las cifras registradas por el superavit el pasado año, superan a las previsiones realizadas por el Ejecutivo central lo que le permitirá dar cumplimiento holgadamente a la promesa de ofrecer 400 euros a todos los contribuyentes a partir del próximo mes de junio, en el caso de que los socialistas ganen los próximos comicios.

El pasado mes de enero José Luis Rodríguez Zapatero se comprometió a deducir del tramo estatal de la cuota del IRPF 400 euros anuales a todos los trabajadores y pensionistas si gana las elecciones, empezando por este mismo año. Zapatero aseguraba que esta medida afectaría a 13 millones y medio de ciudadanos con un coste de 5.000 millones al año, menos de la cuarta parte del superávit público de 2007.

Etiquetas