Despliega el menú
Economía
Suscríbete

OPEL EN FIGUERUELAS

Larraz: "Comienza una segunda fase y será complicada"

El consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, ha considerado que hay "espacio" para la negociación de los despidos que acarreará la aplicación del plan industrial en la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza), así como para fijar las condiciones del plan de ahorro.

Larraz, antes de comparecer en la Comisión de Economía de las Cortes para hablar de la empresa Agrovalle de Mallén (Zaragoza), ha señalado ante los medios que el acuerdo alcanzado entre los sindicatos de GM en Figueruelas y Magna para la implantación del plan industrial es "positivo", aunque ahora comienza "una segunda fase" que será "complicada".

El consejero ha recalcado que ahora comienza en la planta una "segunda parte" que tiene que ver con la forma en la que se materializan los 900 despidos previstos, así como con la negociación del "sacrificio" que van a tener que hacer los trabajadores en sus salarios para adaptarse al plan de ahorro.

Pero Larraz estima que "hay espacio" para llevar adelante estas negociaciones "de la mejor manera posible".

También ha puesto de manifiesto la "profesionalidad" de los sindicatos, que han negociado las condiciones del plan industrial con Magna "siempre acompañados" por el Gobierno de Aragón y el central, con el objetivo común de que las cosas "se hagan lo mejor posible".

El Gobierno de Aragón ya está trabajando, ha añadido, en las condiciones de concesión del aval de doscientos millones de euros vinculado a la puesta en marcha de la línea de fabricación del nuevo Opel Meriva, en coordinación con los Gobiernos alemán y de otros países y siempre en el marco de lo que establece la Unión Europea.

Finalmente, respecto al plan de recolocación de los 900 trabajadores que serán despedidos, ha asegurado que el Ejecutivo autonómico trabajará con el central para que éstos surtan efecto.

Etiquetas