Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRESAS

La RSE y la reforma de la mentalidad

Jesús Morte (CREA) defiende la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y la necesidad de emprender muchas reformas en el país.

Llegó Jesús Morte, presidente de la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA), con ganas de hablar de lo que necesita el país -reformas, reformas y más reformas-, no en vano ya es uno de los flamantes vicepresidentes de la CEOE, 'lugarteniente' del presidente de la patronal española, Joan Rosell. Morte fue ayer el ponente invitado del desayuno que sobre Responsabilidad Social Empresarial (RSE) organizó en Zaragoza la Fundación San Ezequiel Moreno, y además de no salirse del guión lógico que se sigue en este tipo de actos, con referencias a la necesidad de «trabajar por quienes nos rodean», hizo hincapié en la importancia de que se tomen en España todas las medidas que desde su punto de vista nos ayudarían a salir de las crisis económica.

Morte reconoció que la implantación de la RSE en las pymes tiene que venir desde arriba, de los máximos responsables de las compañías, y consideró que las pequeñas y medianas empresas pueden hacer mucho en este campo porque tienen una ventaja frente a las grandes: la proximidad. «Una multinacional no es próxima nunca», dijo el presidente de la CREA ante un público en el que, sin embargo, habría profesionales que seguramente rechazan esa afirmación. La RSE, apuntó también, no se impone, debe implantarse de forma gradual y progresiva, debe compartirse y estar adaptada al nivel de cada empresa.

Tras señalar el especial interés que su jefe en CEOE, Rosell, tiene en que los agentes sociales lleguen a un acuerdo pronto, Jesús Morte proclamó que «este país necesita una reforma laboral que hable de productividad, competitividad, absentismo y flexibilidad». España, reclamó también, necesita también otras reformas: la energética, la del sistema financiero, la de la Justicia, la de las pensiones, la de la educación. «Este país necesita con urgencia», recalcó finalmente, «una reforma de la mentalidad». Un cambio de modo de ver las cosas en el que se dé más importancia -sugirió- al espíritu de sacrificio, al trabajo, a la austeridad. El máximo responsable de la patronal aragonesa no dudó en asegurar que «la principal reforma de todas es la de la mentalidad».

«Calentar motores»

El acto de ayer, que contó con Cajalón, Mapfre, Telefónica y la DGA como patrocinadores, fue realizado con la intención de «calentar motores», según los organizadores, para el II Congreso de Responsabilidad Social Empresarial, que se celebrará en Zaragoza el próximo mes de junio.

Etiquetas