Despliega el menú
Economía

FINANZAS

La prudencia del BBVA

El presidente del BBVA
La prudencia del BBVA
DOMINIQUE FAGET/AFP

Ante la previsión de un complicado entorno económico para 2010, BBVA ha optado por la prudencia y por continuar este ejercicio en la misma línea que el anterior, sin grandes operaciones y centrados en el negocio recurrente. "La estrategia es buena, está dando resultados, nunca hemos puesto en riesgo al banco y hemos podido pasar de la crisis durmiendo tranquilamente todas las noches. Sin movimientos extraordinarios y sin pedir ayuda", indicó el presidente de la entidad, Francisco González durante la presentación de los resultados, esta semana.

Así, BBVA ha elegido realizar fuertes saneamientos voluntarios en España y Estados Unidos, ajustando el valor de las compras y anticipándose a futuros impagos. Con este fin sacrificó el brillo de las cuentas del último trimestre del año y presentó unas ganancias de 4.210 millones de euros en el ejercicio 2009, inferiores en un 16,1% a las del trimestre precedente. Y es que el banco espera un difícil 2010. Para afrontarlo, y tras obtener el pasado año un margen neto de 12.308 millones -la cifra más característica de la marcha de su negocio-, lo que supone una notable expansión anual del 17%, ha destinado nada menos que 6.572 millones de euros a saneamientos, provisiones y extraordinarios.

Pero, sobre todo, BBVA dedicó 1.411 millones a sanear créditos en España y Estados Unidos. Prevé que, en España, hasta 64 promotores de diferentes tamaños que aún siguen pagando sus cuotas dejen de hacerlo en fecha próxima, y por eso ha pasado a considerarlos, junto con otros clientes, "morosos subjetivos", y apartado una dotación de 805 millones de euros "con carácter preventivo". La tasa de morosidad del área ya está en el 5,1% y el presidente del banco apuntó que su pico máximo "se encuentra muy cercano".

También en Estados Unidos se han anticipado saneamientos del inmobiliario por 533 millones de euros, y los de México, por 73 millones, corresponden a la cartera de tarjetas.

De forma adicional, la cuenta de resultados refleja un impacto de 704 millones por el deterioro del fondo de comercio generado en las sucesivas compras realizadas en EE. UU. Este último 'recorte' no incide en su capital ni en su patrimonio.

Durante la presentación de los resultados correspondientes a 2009, el presidente del BBVA explicó que la fortaleza de sus cifras permite al banco mantener el compromiso de destinar a pago de dividendo en efectivo un 30% del resultado obtenido antes de estas operaciones "singulares". En 2009, la rentabilidad por dividendo de BBVA fue del 3,3%, a larga distancia del 1,9% estimado como media de bancos europeos equiparables.

Menos préstamos

González recordó que la entidad ha conseguido cerrar el año con un capital básico equivalente al 8%, pese a ser la única de las grandes entidades del mundo que no ha realizado una ampliación de capital, ni mucho menos recurrido a ayudas públicas. Celebró igualmente la mejora de la eficiencia, que ya se sitúa en el entorno del 40%.

En 2009, BBVA prestó a sus clientes 332.000 millones de euros, un 3,1% menos. El recorte fue algo más drástico entre empresas y familias, frente al crecimiento del 18% de los obtenidos por las administraciones públicas.

Respecto al ajuste de su plantilla y de oficinas, González indicó que su gestión es dinámica y que se adapta a cada escenario y al futuro, que, a su juicio, estará marcado por las nuevas tecnologías y la gestión virtual, aunque no descartó que pueda abrir sucursales en el futuro.

Etiquetas