Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Blog - Los desastres de la guerra

por Gervasio Sánchez

SECTOR PRIMARIO

La producción agrícola salva el balance de un 2010 ''desastroso'' para la ganadería

Según UAGA, el sector agrario ha ingresado un 3,8% más que en 2009 gracias a los precios del cereal, pero el encarecimiento de los piensos ha disparado los gastos de los ganaderos.

Una granja de cerdos
La producción agrícola salva el balance de un 2010 ¿desastroso¿ para la ganadería
HERALDO

El sector agrario aragonés despide 2010 con una sensación agridulce. Los productores agrícolas podrán celebran la Navidad con más desahogo que otros años, en especial los cerealistas, porque no solo han conseguido buenas producciones sino que además las han vendido a buen precio. Los ganaderos, sin embargo, estarán desando que comience el nuevo año porque el que está a punto de terminar ha colocado a muchas de sus explotaciones al borde de la ruina.

Si se toman los datos en su globalidad, el año agrario cierra incluso en positivo. Pero ha sido un año “desigual”, “con luces y sombres”, “con grandes variaciones” e incluso “en sectores en los que ha ido bien, como los herbáceos, hay agricultores que no han cosechado nada”. Así lo explicó José Manuel Penella, que ayer se estrenaba públicamente como nuevo secretario general de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), en la presentación del balance anual de la organización agraria, donde estuvo acompañado por los secretarios provinciales de Huesca y Teruel, David Solano y Bernardo Funes y uno de los nuevos miembros de la Ejecutiva elegido por Zaragoza, Juan Carlos Planas.

La cara...

Los representantes de UAGA explicaron que la Producción Final Agraria (PFA) ha alcanzado los 2.627,27 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,8% respecto a la de 2009. Se lo debe a las producciones agrícolas -que suponen el 40% de la PFA-, cuya facturación ha crecido un 17,28%. Han salido ganando los productores de herbáceos, que con un 11% más de cosecha se han beneficiado también de una remontada de los precios impensable al comienzo de campaña.

Según las cifras de UAGA, los cerealistas ingresarán este año por la venta de sus cultivos casi 669 millones de euros, o lo que es lo mismo, un 28,86% más de lo que obtuvieron el pasado ejercicio. No todos han ganado. Las producciones de maíz han sido menores porque los elevados costes de producción hicieron retroceder las siembras. Tampoco los forrajes han tenido buen año. Penella destacó que sus precios han sufrido una “bajada importante”, cercana al 15%, y aunque han caído las ventas en el mercado nacional, se ha recuperado la comercialización en el exterior, especialmente en Emiratos Árabes.

En leñosos, el principal problema son los precios. Demasiado altos cuando se refiere a costes de producción. Demasiado bajos cuando son en origen. Funes destacó que la situación más dramática la vive el olivar, donde la producción ha caído un 32% y los precios se han derrumbado un 38%. “Las multinacionales que controlan el 80% del mercado están tirando el precio casi a niveles de intervención. Si la tendencia no revierte, el sector lo va a tener muy difícil para subsistir”, denuncio Funes.

...y la cruz

Pero como toda cara tiene su cruz, el encarecimiento de los cereales, “especialmente desde que en verano Rusia decidió restringir sus importaciones” -puntualizó Penella-, ha obligado a los ganaderos a pagar un 50% más en el alimento de los animales, que en subsectores como el porcino supone el 70% de sus costes de producción. “Hace seis meses se pagaba 220 euros la tonelada de pienso. Ahora está a 280/290 euros y esto no hay quien lo pare”, destacó Solano. Y para complicar la situación, los precios en origen no han dejado de caer, una combinación que “ha puesto en jaque la maltrecha situación económica de las explotaciones ganaderas”, lamentó el secretario provincial de Huesca. Dicho en números, el valor de la producción final ganadera -que supone el 60% de la total agraria- se ha reducido un 3,4%.

A UAGA le preocupa, sobre todo, la pérdida de renta en el sector porcino -que solo en Teruel y acogido a la denominación de origen agrupa a 300 exploraciones independientes que generan 1.500 empleos, pero también la cada vez más difícil viabilidad a la que se enfrentan las expltoaciones de ovino, de vacuno -de leche y carne-, apícolas o cunícolas.

Por eso, a pesar de los aspectos positivos, el secretario general de UAGA aseguró que 2010 ha sido un año “difícil” y reconoció que si tuviera que elegir una palabra para definir el próximo año esa sería “incertidumbre”. Las mayores dudas las pone, dijo Penella, la reforma de la PAC, que por lo que se conoce hasta ahora se presenta “ambiciosa en los objetivos, pero muy decepcionante en las medidas de mercado”.

Etiquetas