Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRESAS

La multinacional holandesa Akzo-Nobel plantea trasladar a Zaragoza su almacén de Barcelona

Es la segunda vez esta semana que se anuncia que una empresa deslocaliza total o parcialmente su actividad en Cataluña para trasladarla a Zaragoza.

La multinacional química holandesa Akzo-Nobel ha propuesto a los trabajadores una reducción de 71 personas, el 20% de la plantilla, en su planta de Sant Adrià del Besós (Barcelona) y trasladar su almacén en la capital catalana a Zaragoza, según han avanzado fuentes sindicales.

En la factoría trabajan un total de 360 personas, por lo que el ajuste que ha planteado Akzo Nobel afecta al 20% de la plantilla de Sant Adrià.

Esta semana se comunicó a los trabajadores que fruto de la construcción de la nueva factoría en Zona Franca (Barcelona), que sustituirá a las actuales instalaciones en Sant Adrià, había un excedente de 29 personas.

Además, otros 42 trabajadores perderían su empleo por el traslado del almacén de distribución del grupo de productos farmacéuticos y químicos de Barcelona a Zaragoza.

Es la segunda vez esta semana que se anuncia que una empresa deslocaliza total o parcialmente su actividad en Cataluña para trasladarla a Zaragoza. Así esta semana también ha trascendido que el grupo alemán de componentes para la automoción Mann Hummel ha anunciado el traslado de su producción de Gavá (Barcelona) a su planta de Zaragoza, una medida que afecta a unos 130 trabajadores.

En el caso de Akzo Nobel la empresa ha justificado su decisión por la diferencia de alquileres para un almacén logístico de 14.000 metros cuadrados.

Presente en más de 80 países

 

Akzo Nobel, una de las multinacionales químico-farmacéuticas más importantes del mundo, está presente en más de 80 países y emplea a 61.500 personas. En España, la división de pinturas factura más de 80 millones anuales.

La actual planta de Sant Adriá de Besós, la más importante del grupo en España, produce las marcas Procolor, Sikkens y Bruguer, comercializadas exclusivamente en el mercado español y que pasarán a fabricarse en la Zona Franca.

La empresa vendió su actual planta en Sant Adriá de Besós, integrada en su división de recubrimientos decorativos, a la inmobiliaria española Urbis por 140 millones de euros, actualmente Reyal-Urbis, mientras que la nueva factoría ha supuesto una inversión de 25 millones.

Akzo-Nobel no tiene pérdidas en España desde 2001 y la compañía cuenta con un estudio económico que avala la rentabilidad del traslado del almacén a Zaragoza.

A partir de ahora los trabajadores inician una larga negociación para minimizar el impacto del ajuste y para ello se ha marcado un calendario de nuevas reuniones para el próximo mes de octubre.

Akzo cuenta con tres plantas de pintura en España, dos de ellas en Cataluña, donde además de la factoría de Zona Franca mantiene una fábrica de recubrimiento en polvo en Vallirana (Barcelona), donde emplea a una plantilla de 125 personas, que en principio no se encuentra afectada por este ajuste.

Etiquetas