Despliega el menú
Economía
Suscríbete

LA NUEVA OPEL

La mayoría de los sindicatos pedirán que se desconvoque la huelga

La mayoría de los sindicatos de la planta de General Motors en Figueruelas consideran que la huelga de cuatro días prevista en la factoría ya no tiene sentido, tras el preacuerdo alcanzado con Magna, y pedirán desconvocarla en sus asambleas antes de la reunión del comité de empresa, el próximo martes.

Así lo han confirmado representantes de UGT, CCOO, USO y Acumagme, que forman el comité de empresa junto a OSTA y CGT, una sección sindical que ya ha manifestado su rechazado al preacuerdo y mantiene los mismos días de huelga, el 28 y 30 de octubre y 3 y 5 de noviembre, según han informado fuentes sindicales.

Para CGT, que el sábado celebrará una asamblea para fijar su postura, el preacuerdo no garantiza un futuro más amplio que el que planteaba Magna en su oferta inicial y el ajuste de personal, aunque menor del previsto, prevé 900 despidos y además expedientes de regulación temporales.

A juicio de CGT, sigue existiendo el propósito de trabajar en una sola línea flexible, persiste el riesgo en la nave de presas, el compromiso de producir los derivados de la plataforma del Corsa es "humo" y la producción del nuevo Combo no está garantizada.

Por su parte, UGT y CCOO, los únicos sindicatos que por ahora han apoyado el preacuerdo y que suman una mayoría en el comité, con 11 y 8 miembros de 35, celebrarán asambleas de afiliados el próximo lunes para acordar su postura definitiva, mientras que Acumagme decidirá mañana si se adhiere o no al acuerdo, que considera un punto de partida para seguir negociando y apoya desconvocar la huelga.

También el sábado, la sección sindical de UGT en Figueruelas elegirá a su nuevo secretario general, cargo en el que espera repetir Pedro Bona, quien ha manifestado que si así sucede contará con el respaldo de la sección a su actuación en las negociaciones con Magna.

Por su parte, USO celebrará una asamblea el lunes, si bien fuentes sindicales consideran el preacuerdo "positivo" frente a la oferta que Magna planeaba para la factoría, salvo el "fracaso" que suponen los despidos, y los paros de cuatro días ya carecen de sentido porque el objetivo que perseguían era que Magna "moviera ficha, y ha movido".

Si el comité de empresa acuerda desconvocar la huelga, podrá comenzar la negociación, con la dirección de la factoría, de las condiciones en las que se van a producir los 900 despidos, 432 menos que la última propuesta de Magna sobre una plantilla de cerca de 7.500, y el plan de ahorro de los trabajadores.

El comité de empresa de Figueruelas, aunque aún no ha profundizado en ese asunto, no va a aceptar un plan de ahorro que vaya "más lejos" de lo que ya se ha pactado en otras plantas europeas, que pasa por la congelación salarial y renuncia de pagas durante un periodo de tiempo para recuperarlas después, han indicado desde la mayoría de sindicatos.

La reestructuración industrial, las fórmulas de despidos y el plan de ahorro, cuando estén cerrados en una negociación que no se espera muy larga, será lo que se someta a referéndum de la plantilla.

Etiquetas