Despliega el menú
Economía
Suscríbete

ENERGÍA

La industria denuncia que su factura de luz se duplicará

Las grandes consumidoras de electricidad afirman que si no hay entendimiento, habrá deslocalizaciones y menos inversiones.

Cuando apenas falta un mes para la eliminación de las tarifas eléctricas industriales, las grandes empresas españolas afectadas todavía no han conseguido cerrar contratos de suministro de largo plazo con las compañías suministradoras, que les dan largas en las negociaciones y que, en último término, se remiten a los precios del mercado mayorista -el denostado 'pool' eléctrico- como referencia.

Acuciados por el calendario, representantes de las asociaciones de grandes consumidoras de energía (AEGE), compañías siderúrgicas (Unesid), fabricantes de cementos (Oficemen) y de la central de compras de energía constituida por estos y otros sectores (Fortia) denunciaron que, de no mediar solución, su factura de electricidad se duplicará a partir del próximo 1 de julio -tras haber sufrido un incremento del 40% en los tres últimos años-, lo que acarreará pérdida de competitividad y, con seguridad, desinversiones y deslocalizaciones empresariales.

Régimen de interrumpibilidad

Javier Penacho (AEGE) y Juan Ignacio Bartolomé (Unesid) reiteraron ayer en un encuentro con los medios de comunicación que no persiguen la prórroga de la tarifa industrial, aunque se reconocieron dispuestos a la continuidad del régimen de interrumpibilidad -que reduce los costes cuando una empresa acepta el corte anunciado del suministro- mientras se alcanza una fórmula adecuada.

La gran industria propone que, tanto a sus compras como a sus ventas, se aplique un sistema de contratación a largo plazo basado en precios relacionados con el mix ponderado de generación. Es decir, que el coste de cada tecnología tenga reconocido un peso en función de su participación en el sistema.

En la actualidad -censura- el precio queda determinado por el coste de la tecnología más cara. La industria ha encontrado un eficaz aliado en el último informe de tarifas de la Comisión Nacional de la Energía, que critica el actual sistema de precios y apunta que "los ingresos de la generación de electricidad se situarán por encima de los costes totales de esa misma generación", al tiempo que recuerda que "esta diferencia o margen entre ingresos y costes se distribuye de manera desigual entre las diferentes tecnologías de generación, correspondiendo la mayor parte a la nuclear e hidroeléctrica".

En otras palabras, la Comisión Nacional de Energía acaba de dar un golpe letal al sistema de fijación de precios en el 'pool', que las eléctricas han querido adoptar como referencia para los contratos a largo plazo con las compañías que son grandes consumidores.

Competitividad en peligro

Estas empresas recuerdan que representan en torno al 5% del Producto Interior Bruto y generan 250.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Totalmente abiertas a la competencia exterior, advierten que no podrán competir en situación discriminatoria respecto a los precios de la energía que se aplican en otros países de la zona.

Mientras, el Consejo de Ministros aprobará hoy la planificación de las redes eléctrica y gasística para el periodo 2008-2016, que requerirá unas inversiones valoradas en unos 18.000 millones de euros.

Etiquetas