Despliega el menú
Economía
Suscríbete

GAS

La industria del gas celebra el alza del crudo porque incrementa sus negocios

Las centrales eléctricas han multiplicado por 13 el consumo de gas en siete años.

La brutal escalada del crudo repercute en el gas natural porque el petróleo es la principal referencia que se utiliza para fijar el precio de este combustible. Pero, sobre todo, el sector industrial celebra el encarecimiento del 'oro negro' por otras razones bien distintas, directamente relacionadas con su negocio. En la medida en que el petróleo se dispara, las autoridades y los particulares de países como España, fuertemente dependientes de los hidrocarburos que compran en el exterior, incrementan su apuesta por las energías renovables para sustituirlo.

Y la producción renovable, en particular la eólica, necesita un complemento básico. Cuando no sopla el viento, son las centrales de ciclo combinado -una tecnología basada en la combustión del gas- las que cubren el hueco.

En siete años, las centrales eléctricas han multiplicado por 13 el consumo de gas en España. Ya son 54 ¡y menos mal que las tenemos!, comentan expertos del sector que, pese a declararse neutrales respecto a las tecnologías , tienen muy claro que otras energías deben desarrollarse de forma simultánea a las renovables en condición de soporte. También recuerdan que la nuclear no está en el programa energético en curso; reconocen que, como mucho, se puede abrir debate sobre la prolongación de la vida de las centrales existentes.

El sector del gas ya cuenta con la producción de electricidad como una de las principales áreas de expansión de su negocio. La patronal Sedigas desveló la pasada semana, con ocasión de su asamblea anual, que la cuota del suministro a centrales eléctricas equivale al 34,8% del total de su demanda, frente al 13,8% que supone el uso doméstico y comercial y 49,9% de utilización industrial directa. La inversión de las empresas -9.344 millones de euros en la última década, según el balance presentado por Sedigas- toma en cuenta esta faceta del negocio. Y todavía más incide en los planes que acaba de concluir Enagas, el transportista y operador del sistema, que se ha adelantado a la aprobación de la programación energética para el periodo 2008-2016, solo pendiente de algunos flecos para recibir el 'visto bueno' del Consejo de Ministros.

Infraestructuras

Enagás, que ya conoce al detalle las infraestructuras que le resultarán necesarias en el medio plazo, acaba de actualizar su proyecto. La inversión que llevará a cabo hasta 2012 asciende a 5.000 millones de euros -un 25% más de lo previsto hace un año- y tiene como finalidad atender a las empresas gasistas que han de garantizar el suministro, tanto a los consumidores directos como a las centrales eléctricas.

Entre 2008 y 2012 Enagás destinará a la actividad de transporte 2.700 millones de euros: con esa cifra aumentará un 42% su red de gasoductos y casi duplicará la potencia de sus instalaciones de compresión. A la inversión en regasificadoras irán a parar 1.125 millones de euros (un 25% del total), lo que incrementará el 80% la capacidad de almacenamiento. Finalmente, otros 675 millones de euros se dedicarán a mejoras directas en los almacenamientos.

El plan propuesto por Enagás tiene la mirada puesta en las expectativas de un fuerte aumento de la demanda eléctrica y el mantenimiento del ritmo de crecimiento del consumo de gas hacen prevér que la demadna total crecerá a ritmo anual del 5,6% en el periodo 2007-2012.

Etiquetas