Despliega el menú
Economía
Suscríbete

SISTEMA BANCARIO

La UE hará nuevas pruebas de solvencia

La Comisión reconoce que debe "extraer lecciones" de lo sucedido, dado que dos bancos irlandeses aprobaron en julio los test de estrés.

Imagen de la Bolsa esta semana que ha estado marcada por la inestabilidad de los mercados.
Fitch responde al ajuste de Zapatero con una rebaja de la solvencia de España
EFE/CHEMA MOYA

A principios de 2011, los países de la Unión Europea realizarán una nueva roda de test de estrés a los bancos, coordinada por la nueva autoridad bancaria europea que impondrá una "metodología mejorada" para corregir las insuficiencias de las pruebas realizadas este año, que no detectaron los problemas del sector financiero irlandés.

En los test (o pruebas de solvencia) publicados a principios de julio, solo suspendieron siete de las 91 entidades examinadas: cinco grupos de cajas españolas, un banco alemán y un banco griego. Los dos bancos irlandeses que participaron, Bank of Ireland y Allied Irish Bank, aprobaron.

Solo dos meses después, Dublín admitió que sus bancos necesitaban 50.000 millones de euros, lo que ha agravado la crisis de deuda y precipitado su rescate por parte de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Estamos aprendiendo sobre la marcha, todos estamos de acuerdo en que debemos extraer lecciones de los test de estrés que se han hecho este año.

La nueva ronda "será a principios del año que viene y se desarrollará durante varios meses", anunció. El plan es iniciar la ronda en febrero y publicar los resultados antes de verano, según fuentes comunitarias.

Nuevos criterios

La Comisión pretende incluir un nuevo criterio, las dificultades de los bancos para obtener liquidez, pero la mayoría de regulaciones nacionales se oponen. Con este criterio no habrían aprobado ninguno de los bancos irlandeses.

Entre tanto, BBVA y Santander, los dos principales bancos españoles se mostraron ayer tranquilos ante el anuncio. El vicepresidente del Santander, Matías Rodríguez Inciarte, y el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, coincidieron en pronosticar que los nuevos test de estrés a los que se someterá al sistema financiero español darán un resultado muy similar a los de las primeras pruebas de esfuerzo que se realizaron. Ambos responsables destacaron que los test de estrés aplicados a la banca y cuyos resultados se dieron a conocer el pasado verano ya incluían unos criterios muy exigentes con escenarios muy drásticos.

En el mismo sentido, el 'número dos' del banco que preside Francisco González incidió en que las pruebas de resistencia realizadas a la banca española fueron las únicas que incorporaron la hipótesis de evoluciones negativas del PIB. El resultado de los próximos exámenes de solvencia "debería ser muy parecido y la foto no debería cambiar drásticamente respecto a junio", dijo.

Fondo de rescate

Por otra parte, llamaron la atención las declaraciones del presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Axel Weber, quien ayer reconoció la posibilidad de ampliar la aportación de los países de la zona del euro al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, en el caso de que fuera necesario. Desde Bruselas, en cambio, se apresuraron a desmentirlo. Niegan que se esté negociando una ampliación del fondo de rescate de 750.000 millones de euros para asistir a los países con problemas para refinanciar su deuda. "750.000 millones de euros deberían ser suficientes, pero si no lo fueran, se podrían aumentar", dijo el 'halcón' del BCE y uno de los principales candidatos a suceder el próximo año al frente del instituto emisor europeo de Trichet en una conferencia pronunciada en París. "Cualquier ataque contra el euro no tienen ninguna posibilidad de éxito", añadió Axel Weber.

El Ejecutivo comunitario desmintió este hecho y replicó que el fondo de rescate "está bien financiado y preparado para ser utilizado si es necesario y se pide". "No hay discusiones en este momento en esa dirección", dijo el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj.

"Está claro que hay nerviosismo en los mercados, pero está muy extendido, no apunta únicamente a un solo país", señaló Altafaj al ser preguntado por si el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, compartía el análisis del vicepresidente, Joaquín Almunia, de que el Gobierno debe despejar "cuanto antes" las "dudas" que hay sobre España en los mercados.

Etiquetas