Economía

EMPRESAS

La francesa EDF piensa que su desembarco en Iberdrola se resolverá en 18 meses

La firma gala se da un plazo para cerrar la operación, pero dice que no hará nada sin el visto bueno del Gobierno español.

Gas Natural pensó que podía hacerse con Endesa en nueve meses -como un embarazo- y falló. La francesa EDF duplica el plazo que calcula tardará en desembarcar en Iberdrola, pero también reconoce que no hará nada sin el beneplácito del Gobierno español. Desde el Palacio del Elíseo, sede de la presidencia gala, así se lo han "aconsejado".

La novedad de la batalla eléctrica reside en que este fin de semana el presidente del grupo Electricité de France, Pierre Gadonneix, confirmó que Iberdrola es un objetivo y, a la vista de los complicados precedentes, fijó un plazo de 18 meses, seis menos de lo que tardó finalmente en resolverse el proceso de opas sobre Endesa, para su conquista.

Se atribuye a EDF el control de hasta un 7% del capital de la eléctrica española -mediante derivados y un posible 'aparcamiento' en un banco de negocios- pero la nueva regulación del mercado español obliga a sacar a la luz las participaciones superiores al 3%, y la compañía gala no se ha manifestado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Gadonneix realizó estas afirmaciones en una entrevista con el diario "Le Figaro". El presidente de EDF no quiso desvelar la identidad de sus eventuales socios en la opa. "Estamos hablando con todo el mundo, en vista de que nada está decidido todavía", dijo.

El grupo español constructor y de servicios ACS, que controla cerca de un 12% de Iberdrola -con una participación directa que se limita al 7%- no ha desmentido los contactos, limitándose a declarar al supervisor de los mercados la inexistencia de pactos.

El requisito de obtener el beneplácito del Gobierno español complica una operación que, opinan fuentes del sector, ha salido a la luz antes de tiempo, quizás en un deliberado intento de abortarla. En plena precampaña electoral, los dos grandes partidos se han mostrado precavidos. Contrarios, eso sí, al despiece de Iberdrola. La presión de las más altas instancias del Estado francés se ejercerá, en su caso, sobre el ganador de los comicios.

Etiquetas