Despliega el menú
Economía

LAS AFECCIONES DE LA CRISIS

La economía aragonesa cayó más que la española el año pasado

A pesar de que frenó su deterioro en el tercer trimestre de 2009, se comportó peor que la media nacional.

La economía aragonesa mantuvo en 2009 un comportamiento peor que la media nacional. Pese a que los datos correspondientes al cuarto trimestre del año aún no se conocen, los referidos al tercer trimestre avanzan ya que el año pasado, la economía regional tuvo una evolución más negativa que el promedio nacional. Esto va en línea con el comportamiento registrado en los dos trimestres anteriores, en los que el PIB aragonés mostró una evolución más desfavorable que la media nacional.

 

Pese a que en términos trimestrales (entre julio y septiembre), el Producto Interior Bruto aragonés pudo haber crecido el 0,09% con respecto al trimestre precedente, este discreto incremento se diluye cuando se toman de referencia los doce últimos meses: en datos interanuales, el PIB de Aragón finalizó el tercer trimestre de 2009 con una caída del 4,7%, siete décimas más que la media española (-4%).

 

En consecuencia, y según se recoge en el Boletín Trimestral de Coyuntura que edita periódicamente el Departamento de Economía del Gobierno de Aragón, es previsible que en el conjunto de 2009, la economía aragonesa muestre un comportamiento algo más negativo que el promedio nacional, cerrando el año con una caída media del PIB cercana al 3,9%, superando en unas tres décimas la contracción pronosticada para el conjunto de España.

Se frena la caída

En cualquier caso, y analizando los principales indicadores de la economía aragonesa en el tercer trimestre, se aprecia una ligera mejoría con respecto al segundo. Esto se interpreta por parte de Economía del Gobierno regional como que la economía aragonesa "frenó" su deterioro en el tercer trimestre del año, en sintonía con el entorno nacional e internacional.

 

Esta apreciación es compartida por los empresarios de la comunidad. En la reciente Encuesta de Perspectivas Empresariales de la Cámara de Comercio e Industria de Zaragoza, que fue presentada esta misma semana, las empresas aragonesas consultadas manifestaron que prevén un 2010 mejor que 2009 y avanzaron su percepción de que la actividad económica tocó fondo el año pasado, por lo que a pesar de que esperan un ejercicio muy difícil (sobre todo en empleo e inversión) creen que lo peor ha pasado ya y que las intensas caídas registradas en todos los sectores de actividad han quedado atrás.

 

Volviendo a los datos del tercer trimestre, todos los indicadores de la economía aragonesa, pese a seguir con el signo negativo, han registrado mejorías con respecto al segundo trimestre. Por la parte de la demanda, el dato que sigue siendo más preocupante es el que se refiere a la inversión en bienes de equipo. Este dato fue un -27,4% (-28,5% el trimestre anterior) y acumula ya cinco trimestres de caídas. Este descenso -se apunta en el Boletín Trimestral de Coyuntura- evidencia el exceso de capacidad instalada y sus efectos sobre la inversión empresarial. Pese a que se aprecia una leve mejoría de 1,1 puntos porcentuales en comparación con el trimestre anterior, el ritmo de caída continúa siendo muy fuerte. "Mientras no mejoren las expectativas y la utilización de la capacidad productiva en la industria no recupere niveles en torno al 80%, no es razonable esperar que se reactive la inversión empresarial en equipos", reconoce el documento de Economía. La inversión en construcción anotaba un -10% en tasa anual, lo que muestra la debilidad del sector inmobiliario, aunque con respecto al trimestre anterior su registro fue casi dos puntos mejor.

 

En cuanto al consumo final de los hogares, la caída registrada fue de un 5,1% en tasa anual (1,3 puntos menos que el segundo trimestre), con lo que se refleja también una leve mejoría.

Desde el punto de vista de la oferta, solo la industria registró una mejoría en el tercer trimestre (-16,5% frente al -17,6% del trimestre anterior). La construcción, que vivió un repunte en el segundo trimestre (-5,9%) registró una recaída en el tercero (-6,4%). Algo parecido ocurrió con el sector servicios, aunque el empeoramiento fue más leve (-1,5% frente al -1,4% del segundo trimestre).

 

El mercado laboral y el sector exterior fueron los indicadores que mejor comportamiento registraron. La evolución intertrimestral del mercado laboral fue favorable. Según los datos del Boletín, en el tercer trimestre aumentaron tanto la población activa como el empleo, en 2.200 y 8.500 personas respectivamente, de forma que el número de parados disminuyó en 6.200 personas para quedar en 79.400 desempleados. La tasa de paro se situó en el 12% de la población activa, un punto por debajo del registro alcanzado en los dos primeros trimestres de 2009 y casi seis puntos por debajo de la media nacional (17,9%).

 

Por lo que se refiere al sector exterior, tanto exportaciones como importaciones siguieron decreciendo, si bien las tasas anuales de contracción tendieron a desacelerar. Así, las exportaciones de bienes caían un 19,7%, mientras que las importaciones caían un 16,2%.

Etiquetas