Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CRISIS ECONÓMICA

La disposición europea de ayudar a Irlanda y a Portugal relaja los mercados

Europa está preparada para salir al rescate de Irlanda en caso de que las autoridades del país se decidan a solicitar la ayuda de sus socios. Por su parte Portugal reconoce un ''alto riesgo'' de necesitar rescate.

Los mercados de deuda relajaron su presión sobre las economías de Irlanda y Portugal después de que la Unión Europea expresara su disposición a salir al rescate de la economía de este país si así lo solicitan sus autoridades.

El bono irlandés a 10 años, el principal referente sobre el riesgo de una suspensión de pagos, se situó al final de la jornada en el 8,1%, ocho décimas menos que el pasado viernes.

Esto rebajó la prima de riesgo irlandesa, es decir su diferencial con el título alemán de referencia, hasta los 560 puntos básicos, el mismo nivel que el jueves pasado, cuando todavía no se habían desatado las especulaciones sobre un plan de rescate para Irlanda.

La declaración de Bruselas, que insistió también en que Dublín no ha pedido asistencia financiera de momento, inyectó cierta tranquilidad en los mercados tras días de gran nerviosismo.

"La UE tiene los instrumentos necesarios para proveer de asistencia si son solicitados y son necesarios. Pero las autoridades han dejado claro que no la han pedido y que sus necesidades financieras están cubiertas hasta el verano", dijo el portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj.

Ninguna institución ha confirmado el inicio de negociaciones para poner en marcha el plan de rescate para Irlanda, pero un alto responsable europeo, que pidió no ser citado, reconoció hoy a Efe la existencia de contactos de alto nivel encaminados a dejar listo el mecanismo para su uso si fuera necesario.

Irlanda podría recurrir al fondo comunitario de 60.000 millones de euros que administra la Comisión Europea.

Este fondo forma parte del mecanismo de 750.000 millones de euros que los gobiernos europeos pusieron en marcha en mayo pasado -con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI)- para prevenir la suspensión de pagos de un estado de la eurozona.

En todo caso, corresponde al Gobierno irlandés la decisión de solicitar la ayuda del mecanismo de rescate y de momento el Ejecutivo de Brian Cowen insiste en que puede hacer frente a la deuda y que no ha solicitado a Bruselas que active el mecanismo.

El secretario de Estado irlandés para asuntos europeos, Dick Roche, confirmó a la RTE (la cadena pública de radiotelevisión irlandesa) que ha habido conversaciones con la Unión Europea, pero negó que se haya hablado "directamente" de un "rescate".

"Hay continuas conversaciones en un sentido u otro sobre nuestra deuda pero es irresponsable sugerir que ello signifique acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI) o a un rescate", indicó Roche.

La aceptación por Irlanda de un plan de rescate podría calmar a los mercados y, aunque Dublín lo siga desmintiendo, también los medios británicos aseguraron en las últimas horas que la cuestión no es si habrá rescate sino cuándo se aplicara el rescate.

La cadena pública británica BBC informó de que Dublín ha entablado conversaciones de "alto nivel" con Bruselas, en concreto con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

Desde Madrid, otra capital que sigue muy de cerca la evolución de los mercados de deuda, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, instó a Irlanda a "tomar la decisión adecuada en el momento adecuado" y consideró que es "evidente" que la incertidumbre ha tenido un impacto negativo en los mercados.

El gobernador señaló que la declaración de Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y España en la reciente cumbre del G-20 para aclarar la naturaleza de los futuros mecanismos de resolución de crisis deberían servir para recuperar la normalidad.

En su opinión, los mercados empiezan a entender el mensaje de las cinco grandes economías de la UE de que las deudas actuales de los países son "sagradas" y "no tienen nada que ver en el futuro".

Elena Salgado descarta que a España le pase lo mismo

Por su parte, la vicepresidenta segunda y ministra española de Economía y Hacienda, Elena Salgado, descartó que a España le pueda pasar lo mismo y añadió que el Ejecutivo de Madrid "no está presionando" al de Dublín para que este país pida ayuda a la UE.

Los ministros de Finanzas de la zona euro tienen previsto abordar este martes la delicada situación de la economía irlandesa durante la reunión del Eurogrupo, así como la crisis en otras economías de la periferia de la zona euro, especialmente Grecia y Portugal.

"Alto riesgo" de que a Portugal le pase lo  mismo

De Portugal habló su ministro de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, quien en declaraciones al 'Financial Times' reconoció que existe un "alto riesgo" de que su país tenga que solicitar ayuda financiera de emergencia a la comunidad internacional ante el temor de los mercados de un contagio de la crisis irlandesa.

En este sentido, Teixeira dos Santos recalcó que el riesgo de que sea necesario rescatar a la economía lusa es elevado y que esto se debe a que no se trata únicamente del problema de un país o de una nación concreta, sino de los problemas de Grecia, Portugal e Irlanda."Esto tiene que ver con la eurozona y la estabilidad de la eurozona, y este es el motivo por el que el contagio en este entorno es más probable. No es por el hecho de que los mercados consideren que estamos ante situaciones similares. Sólo son iguales en las preocupaciones de los mercados, pero las economías son muy diferentes", insistió.

En esta línea, incidió en que los mercados relacionan a todas estas economías porque pertenecen a la eurozona, y recalcó que podrían verlas de otra manera si no fuera por la unión monetaria. "Supongamos que no estamos en la eurozona, el riesgo de contagio sería menor", agregó.

Sin embargo, Teixeira dos Santos destacó los esfuerzos de Portugal para poner sus cuentas públicas en orden en los presupuestos generales para el próximo año, con los que espera reducir su déficit hasta el 4,6% del PIB en 2011, gracias a las duras medidas de ajuste fiscal. Además, para este año el Gobierno luso ha revisado a la baja su previsión de déficit, desde el 8,3% al 7,3%.

Los expertos, convencidos de la intervención

En opinión de expertos como el analista del Royal Bank of Scotland (RBS) para la zona euro, Silvio Peruzzo, habrá una intervención en Irlanda en un plazo de dos semanas, y en Portugal en el plazo de un mes, siendo España la única que se libre de momento dentro de este grupo de un ataque de los mercados.

Etiquetas