Despliega el menú
Economía
Suscríbete

crisis económica

El sector del metal en Aragón ha perdido 6.000 empleos en dos años

Las previsiones hasta mitad de 2011 es que las empresas de este gremio se mantengan en el 82,1%, que disminuyan en el 11,3% y que crezcan en el 4,7%.

La destrucción de empleo en el sector del metal en Aragón "ha tocado fondo", con unos 6.000 puestos de trabajo perdidos en dos años, pero las plantillas no se recuperarán a corto o medio plazo.

Así lo han afirmado el presidente y el secretario general de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ), Javier Ferrer y Rafael Zapatero, en la presentación de los datos del informe del Índice de Percepción Industrial de Aragón (IPIA) en el sector del metal correspondiente al segundo semestre de 2010 y la previsión para el primer semestre de 2011.

Las plantillas en el metal se mantuvieron en el 69,2% de las empresas en el segundo semestre de 2010, disminuyeron en el 24,4% y aumentaron en el 6,4%, y las previsiones hasta mitad de este año es que se mantengan en el 82,1%, que disminuyan en el 11,3% y que crezcan en el 4,7.

"Todo indica que la destrucción de empleo ha tocado fondo" y la tendencia a la estabilidad es "muy marcada", y aunque no se prevén "grandes quebrantos" en los próximos seis meses, en ningún caso se va a recuperar empleo y todavía habrá una pérdida de puestos "por goteo", ha señalado Zapatero.

El sector del metal, según la encuesta elaborada por Append a través de entrevistas a 200 empresas, prevé una notable mejoría para el primer semestre de 2011 aunque aún en valores negativos (-5,9%), y el segundo semestre de 2010 se cerró con una caída del 14,31%, menor a la inicialmente prevista por los empresarios, del 20,20%.

La clave de una mejor evolución del metal respecto al resto del sector industrial está en las exportaciones, ha apuntado Zapatero, ya que el 59,3% de las empresas exportadoras siderometalúrgicas (el 23,9% del total) aumentaron sus ventas en el exterior en la segunda mitad de 2010, lo que supone una notable mejoría respecto al anterior (el 41,1%), y en primer semestre de este año prevén aumentos el 47,9% (un 6% más que en el conjunto de la industrial).

Por contra, las ventas nacionales han disminuido en el segundo semestre de 2010 para la mitad de las empresas del metal, y sólo han crecido para el 10,6%, y hasta mitad de este año sólo se prevén aumentos para el 12,9% y mantenerlas, el 53,2%.

Las inversiones se han comportado peor que en el conjunto de la industria, inexistentes para el 70% de las empresas del metal en el segundo semestre de 2010 y esa "sequía inversora" se mantendrá, porque el 75,7% no las prevé en la primera parte de 2011.

Eso tiene su reflejo en las necesidades financieras del metal, que son inferiores a las del conjunto de la industria. Actualmente, el 44,6% de las empresas siderometalúrgicas consideran bajas sus necesidades de financiación, mientras que el 66,9 por ciento opinan que el sector financiero sigue sin facilitar crédito.

En cuanto a los costes de producción, no varían respecto al resto de la industria, con una previsión de estabilidad desvirtuada, ha apuntado, por el aumento del IPC hasta el 3% a final de año, lo que conllevará unas revisiones salariales importantes, o del coste de la energía eléctrica.

En ese sentido, Ferrer ha considerado que la subida salarial, con las cláusulas de revisión, sería "muy alta" y además inesperada, por el aumento de los impuestos, con lo que se prevé que haya más empresas que se descolgarán del convenio que otros años.

No obstante, el metal se muestra algo más optimista que el conjunto del sector industrial, aunque sigue viendo lejana la salida de la crisis (el 46,7% en uno o dos años y el 28,7% incluso más tarde).

Etiquetas