Despliega el menú
Economía

AUTÓNOMOS

La crisis pasa factura a los trabajadores por cuenta propia

La incertidumbre económica ha pasado factura a los trabajadores por cuenta propia, con un menor ritmo en la inscripción de emprendedores a la Seguridad Social. La Federación Nacional de Trabajadores Autónomos, conocida bajo las siglas ATA, informó que la afiliación del colectivo creció tan sólo un 0,14% y en 4.699 ocupados en el primer trimestre del año. En consecuencia, el presidente de la organización, Lorenzo Amor, lanzó un llamamiento al Gobierno para que se fomente "la cultura emprendedora desde la infancia" y para que 2008 se convierta en "un año en el que los jóvenes se animen a crear su propio negocio".

Los autónomos generan alrededor del 20% del producto interior bruto del país y su régimen especial de cotización está sometido a constantes cambios desde hace tiempo con el fin de acercar su aportación a la retribución real que perciben y equilibrar su protección social con la de los asalariados. Amor mantiene que sus representados constituyen el régimen de la Seguridad Social más consolidado. En 2007 contabilizó un jubilado por cada 3,05 activos.

El perfil del nuevo autónomo responde al de un hombre, menor de 35 años, dedicado al sector servicios y con residencia en Baleares, según se desprende del informe de ATA. No obstante, Amor destaca que, pese a la crisis, en el primer trimestre de 2008 se afiliaron 2.316 trabajadores por cuenta propia vinculados a la construcción, mientras que en la agricultura desaparecieron 2.499 y en la industria 242. Servicios encabezó las inscripciones con 5.124 autónomos.

Mayores, menos interesados

El estudio también recoge que en lo que va de año los hombres se inclinan algo más que las mujeres por el autoempleo, aunque la diferencia entre sexos es mínima. De los 4.699 autónomos surgidos, un 52,7% correspondió al colectivo masculino. Por grupos de edad, el mayor éxito del trabajo por cuenta propia se registró entre los menores de 35 años, que representaron el 45,4 de los nuevos afiliados. Los menos interesados en esta modalidad laboral fueron los mayores de 55 años (13,8%).

La comunidad que más empleo por cuenta propia generó en el periodo analizado en términos relativos resultó Baleares, donde el número de autónomos aumentó un 1,63%. No obstante, hubo nueve en las que la afiliación de emprendedores cayó. La mayor destrucción de autoempleo se produjo en La Rioja, con un descenso del 0,74%. Las otras reducciones correspondieron a Galicia (0,41%), País Vasco (0,30%), Navarra (0,28%), Castilla y León (0,12%), Asturias (0,10%), Canarias (0,05%), Cataluña (0,05%), y Murcia (0,03%).

En el resto de las comunidades, el incremento se quedó por debajo del 1%. Detrás de Baleares, los mayores porcentajes correspondieron a Madrid (0,69%), Extremadura (0,54%), Aragón (0,41%), Andalucía (0,32%), Castilla-La Mancha (0,24%), y Cantabria (0,17%), y a las ciudades de Ceuta y Melilla (0,79%). Por debajo de la subida media (0,14%) se situó exclusivamente la Comunidad Valenciana, con el 0,05%.

Etiquetas